31 julio, 2012

No me mires así


¿No te he dicho alguna vez lo mucho que me gusta volar? Sí. Me encanta. De vez en cuando me doy un salto y atravieso las nubes. Son húmedas, como si te dieras un baño entre gotas. Luego bajo muy rápido, para secarlas y para sentir ese frío que acaricia. Antes de tocar tierra siempre me regalo unas piruetas. Ya sabes que esto no dura mucho y volar consume demasiada energía. Aún no sé planear y mis hijos se ríen cuando aterrizo muy brusco. Dicen que los de mi familia podemos hacerlo muy bien, lo de volar digo. Que una vez hubo uno que tenía cuerda para rato en el cielo. Nadie sabe quién es pero el caso es que desde pequeños nos hablan de él como una leyenda. ¿Qué? No me mires así, tampoco es tan extraño. Y a ti, ¿qué es lo que te gusta? Y no me vengas con rodeos. Que con algo matarás todo el tiempo libre que tenemos gracias al paro.
Texto: Alberto García Salido
Narración: La Voz Silenciosa