26 mayo, 2013

¿Cuál es la prueba del algodón para un libro?

El Editorial del domingo.
algodón, test, prueba, fiabilidad
Si tu me pones mi libro por las nubes,
yo te subo el tuyo al firmamento
Desde hace algún tiempo me planteo, aunque no tengo un estudio probado, cuál es el sistema más fiable que tienen los lectores para seleccionar un libro para su lectura. Hablando claro: que si un libro tiene o no calidad literaria.

El termómetro para prejuzgarlos era:

Antes del despegue de internet:
  • Premios literarios. Si un libro contaba con algún premio, se le presuponía la calidad. De igual forma que el valor a los chavales cuando entraban a la mili.
  • Reseñas de los críticos. La labor de la crítica literaria estaba concentrada en unos pocos, habitualmente periodistas. La figura del crítico literario era algo, hace veinte años, que nos quedaba muy lejos. Sus opiniones eran cátedra. Empecé a dudar de ellos a una edad temprana, cuando para elegir película leía la sección de cine de El Mundo y existían críticos que a una la valoraban con una estrella y otros con cinco (obra maestra). No entendía.
  • Publicidad. Si veíamos los libros de forma relevante en las librerías y les acompañaba un gran marketing, dábamos por sentado que era bueno. Si en la tele hablaban de ellos, también. Era así de simple.
  • Boca a oído. El sistema de siempre y más si el libro nos lo aconsejaba nuestro amigo sesudo. Lo asumíamos y punto.
Tras el despegue de internet
  • Nos convertimos en autónomos. Internet nos ha dado la autonomía y la facilidad para realizar cualquier análisis, valoración o contrastar opiniones sobre cualquier temática, servicio o producto. Las anteriores opciones, expuestas en el punto anterior, para acercarnos a un libro han quedado, pienso, desterradas y las hemos sustituido por el Sr. Google.
  • Debemos tener cautela con el rumbo que están tomando las críticas y las valoraciones literarias. Sobre todo con la democratización de la edición, donde ya está al alcance de cualquier persona editar su libro y ponerlo a la venta. No sé si han observado un fenómeno que existe habitualmente en Amazon y también en algunas plataformas de autoedición. Casi todas las valoraciones de los libros, habitualmente los indies, alcanzan una valoración muy próxima a las cinco estrellas ¿?.

Ejemplo de valoración libros en Amazon (captura pantalla 24.02.2013)
Todos sabemos como funciona la cosa, es vox pópuli. Edito mi libro, abro varios perfiles anónimos en la plataforma, me valoro, me hago una crítica maravillosa y le pido a los amiguetes, familiares y a las amigas de mi novia que se pasen y que dejen su valoración.
  • Favor con favor se paga. Otro fenómeno que llevo observando es el colectivo que han formado los indies. Un especie de piña donde cada uno valora el libro de un compañero y el compañero valora el mío. Favor con favor se paga. Si tu me pones el libro por las nubes yo te lo subo al firmamento. Es una práctica que ha surgido, creo, de forma espontanea y particularmente no la veo condenable. Todos estamos en el derecho de hacer "marketing de guerrilla" para tratar de que nuestro libro salga a flote, en un mundo literario que si antes estaba difícil, ahora está imposible.
  • Ya todos somos críticos y todos somos escritores. Internet y las redes sociales nos han dado a todos un pequeño, o gran altavoz. Nuestra voz por pequeña que pueda parecer, se puede escuchar al mismo volumen que la del resto. Existen pocos escritores y pocos lectores que no tengan un blog y un movido perfil en las redes sociales. Las editoriales, no todas, han sabido reconocer este potencial y agasajan a sus propietarios (bloggers) con libros, novedades, bonos descuentos y otros detalles para obtener de ellos una contrapartida. Es lícito, funciona con otros productos. Tengo un caso que me cae muy de cerca, en el que una firma regala su producto simplemente para que se exhiba, hablo de moda y no hablo de apenas veinte euros que vale un libro. El mundo editorial no iba a ser menos. Yo te regalo, tu estás agradecido, tu hablas bien de mi.
En este post pensaba compartir cual pensaba yo que sería la prueba del algodón para un libro, pero me he extendido mucho. Es que cuando me voy por las ramas... El próximo domingo lo desvelaré.

Te invito, mientras tanto, a que compartas ¿cual es la fórmula que tu empleas o sigues?, para obtener una valoración y una opinión esterilizada de un libro que te lleve a leerlo.

Hasta el próximo domingo. Te dejo para que sigas "girando" en esta Esfera.
*Como siempre puntualizar que ésta es mi opinión y reflexión, fruto de mi experiencia y aplicación del sentido común. No pretendo que sea la verdad de todos.
Artículo: FranCo 

14 comentarios:

  1. Uf, creo que siempre he ido un poco a mi aire. Nunca he creído demasiado en los premios, especialmente en alguno español; fiándome de los críticos me llevé algún chasco muy gordo. Me guiaba por mi instinto -que el libro me pareciera sugerente- o por el boca oído, incluyendo aquí las recomendaciones de los libreros.

    Tras la eclosión de los blogs de literatura, a veces busco información pero sobre todo es el tema, el título, el autor -que me haya gustado una obra suya anterior- o la editorial (hay algunas que son para mí sinónimo de calidad)

    Respecto a los blogs literarios, efectivamente los hay de todo tipo -buenos, malos y regulares. Quienes hacen críticas (o comentarios) con fundamento; los que se limitan a copiar la contraportada, los que plagian a otros y quienes se dedican a comentar los libros que les regalan las editoriales -siempre bien, por supuesto. Esos no me interesan.

    Perdón por el rollo.

    ResponderEliminar
  2. Yo leo mucho. Montañas de libros. Casi siempre llegan a mi por varios caminos, pero casi nunca me documento antes de leer. Prefiero encontrarme de frente, sin prejuicios, con el autor y su obra. Luego me gusta mucho ver la moviola, ver vídeos de los autores, críticas de distintas fuentes para ver las distintas lecturas que tiene el libro.
    Cuando hay favoritismo o fanatismo, siempre llega el olor cuando se lee la crítica. No es malo, es inevitable hacerlo y que te lo hagan los amigos, y creo que eso no es criticable: es hasta entendible y necesario.
    También me estoy enrrollando. Sobre lo que planteas Francisco, sobre la fórmula que empleo para elegir, te diría que nunca elijo con un plan detrás. Me dejo recomendar por algunos que tengo catalogados como buenos lectores, y luego siempre está lo de la curiosidad cuando me llega alguna noticia de algún libro que tiene buena crítica (aunque nunca las leo previamente como dije antes). En el camino siempre me encuentro buenas, regulares y malas lecturas, pero casi siempre acabo los libros que empiezo por malos que sean, porque leyendo lo malo y lo bueno es como se aprende a valorar al buen escritor. Y para mí no hay nombres, sino obras. Por ejemplo, el único libro que he dejado de leer en dos años por intragable era de un tal Vargas Llosa ¿lo conocéis?

    ResponderEliminar
  3. Francisco, releyendo tu editorial me planteo una cuestión. ¿Realmente la gente elige los libros en función de su calidad literaria? Porque creo que hasta que no lo has leído no puedes decidir si la tiene o no.
    Y además, creo que calidad literaria y elección de la lectura o que te guste el libro no van de la mano. Ah, y otra cosa algunos de mis mejores lecturas las hice gracias al sistema del "tropezón".
    De nuevo me volví a enrollar pero tu editorial da para mucho :D

    ResponderEliminar
  4. Francisco, muchas gracias demostrar una vez más esa capacidad tuya de poner el contrapunto a lo que muchos creen que debe ser el patio literario.

    ¿Si consigo que varias personas pongan mi libro por las nubes entonces lograré venderlo como un título de calidad?

    Entonces habrá que buscar nuevos términos para definir la calidad. Calidad es lo de un alto nivel, lo diga quien lo diga o lo calle quien lo calle.


    ResponderEliminar
  5. ¡Vaya! Nos dejas con la intriga...
    En mi caso, hay ciertas editoriales de las que "me fío". Otras veces por conocer al autor o haber leído algo suyo, o incluso por oírlo en alguna entrevista en la radio. Me interesa mucho este tema de la calidad literaria y los entresijos del mundillo editorial.

    ResponderEliminar
  6. lammermoor, es cierto que hasta que tu no hayas leído un libro va ha resultar complicado valorar su calidad literaria. Por eso lo hacen muchas personas previo a tu lectura, que es lo que en principio se busca, o buscan los autores y las editoriales: llevarte hasta sus páginas. O mejor dicho a pasar por caja.

    Por ejemplo, tu eres una crítica muy honesta. Me consta.

    ResponderEliminar
  7. Miguel Ángel, confirmas con tus palabras a lo que me refiero: ...y luego siempre está lo de la curiosidad cuando me llega alguna noticia de algún libro que tiene buena crítica... Esa crítica es la que se trata de poner guapa, con las mejores galas, utilizando diferentes artimañas, para influir en tu decisión.

    Cada día me sorprenden más la coincidencias que tenemos. Sin querer señalar, y por una casualidad ¿hablas de "El sueño del Celta"" No puede, me superó.

    ResponderEliminar

  8. Victor, no creo que si consigues que varias personas pongan tu libro por las nubes lo venderás como un título de calidad. Pero lo que si estoy seguro que será un empujón para tus ventas. Los artificios exagerados se desploman solos. Pero cuando ya han vendido lo suficiente.

    estela ela,, si consigo que regreses el domingo a leer la segunda parte de El Editorial, bien ha valido la pena que el artículo se me extendiera.
    Pero algo a posta si que ha sido. Lo confieso. Es una técnica que se emplea en los programas de TV para que regreses tras la publicidad, etc. Es una forma de fidelizar a la audiencia. Aunque corres el peligro que se aburran de ti.

    Gracias a ambos por leer y comentar

    ResponderEliminar
  9. ¿Uno lee sólo buscando calidad literaria?
    A veces se lee para pasar un buen rato, ajeno a los problemas del día a día, por tanto con que se entienda lo que está escrito es suficiente: una intriga un poco cuidada, un amor con peripecias que nos alejen del aburrimiento cotidiano...
    Es complicado este asunto.
    Últimamente estoy llegando a la conclusión -muy subjetiva- de que existen lectores de género, como autores de género. Esto a veces también va por rachas.
    En todo caso, a mí lo que me guía para escoger una lectura u otra, tiene que ver (aparte de la amistad con parte del gremio, los prácticamente anónimos), la recomendación de un lector de quien me fíe (y por aquí tenemos varios) y algunas críticas. Los premios me hacen buscar esas críticas. La publicidad en general desmedida (aunque esto también es relativo) me echa atrás. Y que sea un fenómeno mediático hace que se enciendan todas las alarmas al mismo tiempo... Lo que, casi seguro, es un error por mi parte.
    Pero lo más importante es que quienes padecemos la enfermedad del lector empedernido y que, además, escribimos, es que leemos sin orden, sin control y con complacencia; a veces he llegado a sospechar que no importa lo que se lee, sino leer. Leer es lo que importa.

    ResponderEliminar
  10. Quizá un buen criterio fuese ir a la biblioteca pública, seleccionar el estante de la W, por ejemplo, y elegir el libro más nuevo, menos desgastado, menos leído...
    No digo más, tengo aún que leer los ochocientos poemarios publicados en España la semana pasada.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Carlos de Castro27/5/13 12:37

    Me influye la portada, es decir la imagen que veo, que es una síntesis aproximada de lo que voy a leer, incluso leo en la contraportada quien es el autor de la foto, la obra, el dibujo o lo que sea. Y me leo la sinopsis de la parte de atrás. Me influyen, aunque no me obliga el autor y la editorial. Por lo demás leer un libro es como ver una peli, te puede o no gustar por muchas alabanzas que hayas oido de ella.

    ResponderEliminar

  12. Amando Carabias, siempre aportas cosas interesantes. Eso de lectores de género da para otro editorial. Igual te apetece a ti reflexionar sobre ello. ¿Oído cocina? Mira que me lo apropio.

    Amando García elegiste una letra complicada ¿W? Es una interesante manera de seleccionar lectura. probaré.

    Carlos de castro siempre insisto en la fuerza e importancia que tienen las portadas, sobre todo por deformación profesional. La elección de una portada no es una decisión baladí. Actualmente con la autoedición se pilla la primera foto que encuentran y sobre ella le ponen un título y a correr. El libro digital está haciendo que una parte importante de un libro como es la portada esté pasando a un segundo o tercer orden.





    ResponderEliminar
  13. Cuando me entró el gusanillo por la lectura, y me terminé todos los libros que tenia por casa, me fui a Internet a ver si encontraba algún foro o sitio donde la gente hablará de libros. Así fue como tropecé con la web de recomendación de libros en la que estoy actualmente. Lo primero que hice fue contactar con tres o cuatro personas con las que tenia gustos similares, y directamente les pedí que me recomendaran libros. La verdad es que prácticamente todas las recomendaciones que me hicieron me gustaron,y gracias a sus propuestas, y a los libros que ya me había leído yo antes, me decidí por centrarme en dos tipos de novelas: los clásicos y la novela negra. Ahora lo que hago es que voy intercalando ambos tipos de novelas, pero soy yo el que decido lo que leo, sin importarme mucho cuál es la novela de moda o las reseñas de los blogs. Porque yo creo que igual que comentas eso de los amiguetes en Amazon, muchos de los blogeros son a su vez amiguetes de las editoriales, y es "rara avis" encontrar reseñas objetivas. Saludos.

    ResponderEliminar
  14. David Sánchez, creo que aunque escuchemos recomendaciones de conocidos y leamos reseñas, valoraciones y críticas sobre los libros, aún mantenemos el derecho a elegir lo que queremos leer. Espero que esto nunca se pierda.

    Gracias por participar.

    ResponderEliminar

Gracias por contribuir con tus comentarios y tu punto de vista.

Los componentes de La Esfera te saludan y esperan verte a menudo por aquí.

Ésta es tu casa.