15 junio, 2014

10 consejos (más) para la presentación de un libro

Llevas meses, seguramente años, trabajando en tu libro. Una vez editado ya lo tienes en tus manos. ¡Por fin! Ahora toca lanzarlo al mundo y no puedes dejar al azar su presentación. Tienes que dedicarle tiempo y esfuerzo a su planificación, son muchos puntos los que hay que tener en cuenta en un acto, que en principio parece más sencillo de lo que es. Cambiemos la Ley de Murphy: «Si algo puede salir mal, saldrá bien, pues lo tengo todo controlado.»


presentación, acto, libro, inauguración
Son muchos los frentes en la presentación de un libro para emprenderlos de manera individual.
  • La importancia del lugar. Es lo primero que tienes que plantearte. Sobre sus cimientos puedes empezar a trabajar. Piensa en el aforo que vas a necesitar y a partir de ahí ya puedes empezar planificar como sentar a la audiencia para que tengan todos visibilidad, los medios de audio e imagen, la mesa de presentación, etc... Recuerda otros aspectos muy importantes como la fecha, la hora y la ubicación del lugar. Leer: Con tu libro no le eches un pulso a ningún acto. Busca un lugar singular, que le remarque a tu libro su ADN. Huye de los lugares de siempre. Tu libro es diferente. Si presentas un libro de vinos elige para su presentación una bodega, los propietarios estarían encantados. Si tu libro es de recetas de cocina, un restaurante, si es de jardinería ¿que tal un vivero?. Y si es de misterio ¿que te parece un palacete o una casa antigua?
  • Crea un grupo de trabajo de amigos y familiares. Sólo no puedes presentar tu libro. Necesitas la ayuda de personas de confianza. Son muchos los frentes que se abrean. El día de la presentación no puedes llegar estresado/a pensando en los libros, en el discurso, en el sonido, catering, dar la bienvenida... Cuéntales a tus colaboradores lo que pretendes hacer previamente, te darán nuevas ideas y soluciones. Una idea sería estampar camisetas con la imagen del libro, así potenciamos su imagen y los asistentes al acto distinguirían a quién poder dirigirse en caso de alguna consulta.
  • El azar no es tu aliado. No vayas a tu presentación pensando que por conocer bien tu libro “ya irá saliendo sola” Los nervios y los imprevistos siempre juegan malas pasadas. Debes prepararla, escribirla, estudiarla y ensayarla previamente. Una forma es grabarte y escucharte para corregirte. Verás que te llevarás alguna sorpresa.
  • Falta de presupuesto. Un clásico. Pero otro clásico es que “la falta de recursos agudiza el ingenio” Trata de llegar a acuerdos. El cóctel: siempre existe una firma de vinos que quiera promocionar su marca. A todas las empresas les “mola” asociarla a la cultura. El lugar: si tu libro es de jardinería cualquier vivero estaría encantado de cederte un espacio, etc. Para los canapés, sonido, etc, igual. Realiza, por ejemplo, un díptico de la presentación y ofrécele aparecer como sponsor o mecenas de la presentación. Que aflore tu parte comercial. Como cuando eras niño y pretendías sacarle algo a tus padres.
  • Busca nexos con los invitados. Si quieres vender más libros ese día y tener la complicidad de la audiencia, busca nexos de unión con el público. Un ejemplo podría ser estudiar algo sobre la ciudad y trazar un hipotético nexo de unión entre ella y la trama de tu libro.
  • Tú mejor te quedas en casa. Habla con más pasión de tu libro que de ti mismo.
  • Cámara de fotos. Puede parecer una obviedad, pero no te olvides de llevar una cámara pensando que alguien la llevará. Si tú no lo haces, que te importa, no creas que nadie lo va hacer. Y graba en video, si te resulta posible,  la presentación para compartirla en la red: tu blog, web, YouTube, etc. Ese material posteriormente lo necesitarás para la promoción y será del que se nutrirán los medios para preparar las posibles entrevistas que te hagan.
  • Nota de prensa. Realiza inmediatamente tras terminar una nota de prensa del acto para enviar a los medios. No significa que todos te lo vayan a publicar, pero alguno, si está bien redactado y logras captar su interés puede que lo publique.
  • Detalle con los invitados. Se han tomado la molestia de venir a tu presentación, que suelen ser un tostón. Ten con ellos una deferencia. Compra por ejemplo algunos chocolates y los personalizas con la imagen del libro y le obsequias en la entrada. Reproduce la portada, si es artística, y la colocas sobre un soporte rígido a modo de cuadro de edición limitada... Seguro que se te ocurren muchas más ideas. 
  • Complementos a la presentación y cierre. Trabaja con tu equipo en buscar ideas para oxigenar la presentación. Utiliza un proyector para complementar tus palabras con la portada del libro, otras que sugieran sobre su temática y atmósfera, un videobook... Y alguna tuya. Solo alguna. No te pases. Recuerda que se trata de la presentación de tu libro. No tuya. Trata que el acto no se convierta en una conferencia unilateral. Que participen los asistentes. Rompe el hielo para que participen en el debate. ¿Qué tal si al final les haces a todos participar en un juego? ¿Firmar un libro de deseos para el libro? ¿un sorteo? Lleva una actuación musical para el final, pero trata de que no le haga sombra a tu libro. Es un complemento. El cóctel tiene su significado y es que la gente se quede tras el acto a tomar algo y puedan relacionarse y hablar sobre el libro. También que no se aburran mientras tu firmas libros. Piensa en la música ambiente acorde con el libro, crea atmósfera.

No contribuyas con la presentación de tu libro, a la idea de que todas las presentaciones son un “coñazo”. La tuya es única.

Complementa estas recomendaciones con las publicados en anteriores semanas y compártelo, si las consideras útiles. No tienen otro objetivo.