07 octubre, 2009

El artista ausente


El artista ausente se aburrió de esperar; de tanto exabrupto.
De que su sitio sólo fuera aquel obedecido.
De la ruina y la derrumbe.
Y dejó su capa por si la derrumbe llegara a ser su compañía más añorada.
El artista ausente sabe que su desobediencia le obliga.
A cubrirla con su abrigo y cargar con ella.
El fin de sus días.
El comienzo de una eternidad. Palpable.
Exquisita.

Pensamientos de un artista a una mujer ausente.