30 julio, 2011

Sumisión

–¡Desnúdate! –ordenó el hombre.
La mujer se quitó con lentitud la ropa, luego la piel.

Texto: Lucía Díaz