12 agosto, 2011

Plantando envidias


Acto I.
¡Me voy de vacaciones¡ pregonaba a los cuatro vientos con cuantos compañeros, amigos y familiares hablaba o intercambia correos. Poco le faltó para contratar un espacio en la portada del periódico local y anunciarlo.

Acto II.
¡Estoy de vacaciones!, contestaba a cada sms y mail que le llegaba, actualizando al minuto su Facebook y su blog… Cuando su teléfono no sonaba, ella hacía que sonara llamando a cualquier conocido que había quedado atrás para contarle que estaba de vacaciones. Que hacía un tiempo magnífico y que... bueno, ya te contaré. Su smartphone echaba humo, siempre operativo.

Acto III.
¡Llegué de Vacaciones! Se apresuró a compartir en la oficina con la última de sus sonrisas de disfraz vacacional. Le preguntaron que tal y por la experiencia. Eludió la respuesta con otra pregunta: ¿Y por aquí, que se cuenta?

Texto: Francisco Concepción Álvarez
Narración: La Voz Silenciosa
Más relatos de verano aquí