10 agosto, 2011

Un asunto de botones

Uno puede empezar las vacaciones un día antes de lo previsto, basta con que tenga la precaución de apretar el botón del despertador para que mañana no suene.

Sin embargo no es el único botón importante; el del ratón, sin ir más lejos, puede hacer llegar hasta tu casa multitud de buenas sorpresas.
Este verano las vacaciones llegaron antes como siempre y son mejores que muchas. ¿Por qué? Porque las voy a empezar escribiendo, escribiendo para “La Esfera”.

Texto: Luisa Hurtado González
Más relatos de verano aquí