05 septiembre, 2011

Aquel sábado lluvioso

Que Amando Carabias María es un gran escritor hace tiempo que lo sé. Un escritor con dominio de la palabra, de la imagen y del argumento, que dosifica con sensibilidad y fuerza a un tiempo.
Pero hasta que no he tenido entre mis manos “Aquel sábado lluvioso” no he podido disfrutar de su madera de dramaturgo.
“Aquel sábado lluvioso” no es una obra de teatro, pero podría haberlo sido. Tampoco es una recreación histórica ni una novela de las que se anuncian como “basada en hechos reales”. Tampoco es, por completo, una novela de ficción.
“Aquel sábado lluvioso” es la crónica de una jornada, la del viernes al domingo después de la muerte de Jesús, contada desde dentro.
De la mano  —por la voz— de Juan, asistimos al transcurrir de
las horas siguientes al suplicio del Nazareno, nos colamos en los cuartos donde sus amigos aguardan a que pase el sábado, desolados, aterrorizados ante la posibilidad de sufrir su misma suerte, tristes, tan tristes como la lluvia que hace de telón de fondo al relato.
A través de los ojos de Juan vemos los movimientos de cada uno, escuchamos sus palabras, sentimos sus temores, su desesperanza, los vemos rebelarse o aceptar su destino.
Con maestría de dramaturgo, Amando Carabias desarrolla los sucesos de los días previos, de años anteriores, a través de los relatos de cada uno de los presentes en la casa donde se reúnen, casi, esconden, a la espera de que amanezca el primer día de la semana.
Nos encontramos con Juan y María, María la de Cleofás, Iago y Simón, Cefas y Tomás, Nicodemo, Marcos, Salomé, Matías y Barnabás, Andrés y Leví.
Por la boca de María, la madre de Jesús, conocemos hechos del pasado que cobran significación en el presente aparentemente sin esperanza a que se enfrentan los protagonistas. Ella va guiando a sus compañeros, con su discurso esperanzado, siendo, a veces, tachada de loca, pero siempre respetada y protegida por el grupo.
Por Nicodemo, los discípulos conocen, y nosotros con ellos, las atrocidades a que Jesús es sometido frente al Sanedrín, las argucias a que los sumos sacerdotes recurren para sacudirse de encima a un rival peligroso.
También conoceremos la reacción de los poderosos romanos, la de Herodes. Todo, narrado desde un punto de vista tan cercan que nos parece estar asistiendo a sus debates.
Por Malco sabemos que la ciudad es tan peligrosa para los discípulos como ellos mismos sospechan y por Matías conocemos los planes de los seguidores de Jesús para ayudarlos a escapar.
A través de Tomás podemos sentir el pánico a sufrir su mismo destino, por sus confrontaciones con sus compañeros podemos palpar la tensión, las dudas, los vaivenes del pensamiento, de los sentimientos, de cada personaje.
Porque lo que Amando Carabias ha conseguido en “Aquel sábado lluvioso” es meternos en la piel de cada uno de los personajes, con sus dudas, sus miedos, resquemores y culpas, con su necesidad de creer que todo lo que sucedió tuvo un sentido, que el futuro lo tendrá. Los pensamientos y las palabras de cada uno de ellos nos desvela a seres complejos inmersos en circunstancias extremas.
Pero no solo tenemos en “Aquel sábado lluvioso” una fina disección del alma humana, sino que encontramos pasajes de la historia exhaustivamente documentados con pericia de exégeta, así como la recreación de una época y una ciudad tan detallada que podemos deambular por las calles de Jerusalem, salir por sus puertas, dirigirnos hacia el Gólgota o el Templo como guiados por Google Maps.
Mi recomendación: si podéis conseguir “Aquel sábado lluvioso”, leedlo. Encontraréis una historia que no por conocida deja de sorprender, una prosa elaborada y eficaz, con su justa dosis de lirismo, un acertado análisis psicológico y, me atrevería a decir, sociológico, una estructura dramática perfectamente ajustada y, sobre todo, emoción.
Crítica: Ana Joyanes

15 comentarios:

  1. Así, en caliente, no sé qué decir, salvo que tengo la piel todavía de gallina, emocionado por esta crítica de "Aquel sábado lluvioso", una novela que desentrañas de un modo admirable. Sí todo eso pretendía, pero sobre todo indagar en la reacción del ser humano ante la más radical de las preguntas: ¿Todo acaba con la muerte?
    Muchas gracias, Ana, por este comentario y por descubrir -en contra de lo que estamos acostumbrados- que aquellos hombres y mujeres no eran tan distintos de nosotros mismos, ni tan simples como una caricatura. El ser humano siempre es poliédrico y lo que ahora sentimos no es tan diferente de lo que entonces sintieron.
    Un enorme beso.

    ResponderEliminar
  2. "Aquel sábado lluvioso" un libro para creyentes, ateos y agnósticos. No defraudará, no dejará indiferentes ni a unos ni a otros.

    La reseña magistral Ana.

    Un abrazo para el reseñado y un beso para la reseñadora.

    ResponderEliminar
  3. Suscribo las palabras de Flamenco. No deja indiferente a nadie. Ana te felicito por desmenuzarlo así de bien; no caí en su momento en la dramaturgia y existe. Lo que tal vez no sepáis algunos, es que esa novela es una de las que La ONCE facilitó a los invidentes, narrada por una prestigiosa voz.
    Besos joyita y enhorabuena!

    ResponderEliminar
  4. Dios mío, con esa crítica dan ganas de ir corriendo a comprar el libro. En septiembre suelo hacer acopio de libros, para hibernar, me lo apunto. Mi enhorabuena Amando.

    ResponderEliminar
  5. Cada vez que acometo una crítica me entra una terrible inseguridad. Pienso que mis apreciaciones puedan ser poco acertadas, que el sentido que el autor quiso imprimir a su historia sea otro muy distinto del que yo percibo. No sabes qué alivio siento al saber que capté ese sentido.
    Gracias a ti por haber escrito una obra compleja y valiente, llena de sentimiento, de HUMANIDAD y de magníficas referencias históricas que nos ayudan a comprender un poco mejor lo que se movía en esos tiempos, tan alejados pero tan parecidos a los que ahora vivimos.
    Un abrazo enorme, Amando.

    ResponderEliminar
  6. Totalmente de acuerdo contigo, Flamenco. Es una obra para todo aquel que quiera leer una buena historia magníficamente narrada, independientemente de sus creencias.

    Querida Isolda, no sabía que había sido leído para la ONCE. No me extraña: es una obra para ser escuchada, representada.

    Mar, no te defraudará. Me gusta eso de hacer acopio para hibernar. Creo que debería apuntarme a eso.

    Muchas gracias a los tres, Flamenco, Isolda y Mar, por vuestras palabras
    Un abrazo muy grande

    ResponderEliminar
  7. Otro motivo para no perder la estela de Amando. Me ha sorprendido la temática y, a la vez, me ha creado una inquietud que sólo voy a poder calmar leyendo el libro.

    Estupenda crítica, Ana.

    Besos a los dos,

    Anabel

    ResponderEliminar
  8. catherine5/9/11 23:48

    Estupenda crítica, Ana, sí. La primera vez que la leí pensaba conocer la obra entera, pero al reflexionar creo que sólo he leído extractos que Amando publicó durante una Semana santa, lo cierto es que no tengo el libro en casa. Será porque se me escapó la dramaturgia. Es verdad que hay mucho de Amando en este escrito y me das ganas de (volver a ?) leerlo, entero.
    Abrazos para ti Ana, y para Amando también.

    ResponderEliminar
  9. Ciertamente estoy sorprendido por la temática de la obra. Nunca lo hubiera imaginado... miento, Amando puede abarcar cualquier reto literario.
    ¿Estaremos ante un nuevo libro apócrifo?
    Amando, ¿está escrito bajo inspiración divina?

    Lo que parece escrito bajo una gran inspiración, es la crítica de Ana. Impecable.

    ¿Donde se puede obtener el libro? Es evidente que en Segovia existirá una librería que no lo venderá por ser un libro apócrifo.
    FranCo

    ResponderEliminar
  10. No he leído el libro, ni siquiera se como conseguirlo, pero la reseña de Ana nos ha inoculado el virus, nos ha metido en sus páginas...no leerlo sería motivo de ex-comunión. Si os digo la verdad, no me sorprende el tema, Amando puede con todo, con Dios y con El Diablo.

    Felicidades Amando, gracias Ana por la reseña. Hoy me he propuesto empezar a escribir algo consistente, con cara y ojos, no quiero publicarlo, ni siquiera que alguien lo lea, solo quiero que Ana haga la reseña.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Me lo apunto con ganas.
    Saludos afectuosos.

    ResponderEliminar
  12. Anabel, si lo lees, te sorprenderás aún más.
    Catherine, seguro que si lo relees lo vas a disfrutar más.
    FranCo, no había caído yo en eso: mira que si es un apócrifo de verdad!!!!
    Xavier, estoy segura de que si escribes algún libro habrá muchas personas que quieran leerlo y que muchos nos pondremos a la cola para hacerte la reseña.
    Isabel, espero que te emocione. Porque es emocionante.
    Anabel, Catherine, FranCo, Xavier e Isabel, MUCHAS GRACIAS por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  13. Quiero agradeceros a todos vuestras palabras. Ha sido una gozada ir leyendo vuestras palabras, que me animan a continuar en la tarea, y me han hecho recordar tantos momentos durante la escritura del libro, momentos que en lo personal me sirvieron tanto.
    Supongo que todos comprenderéis que, nuevamente, dé las gracias más calurosas y afectuosas a Ana J que ha hecho posible con su generosidad vuestras opiniones.

    ResponderEliminar
  14. Lamento llegar tarde pero al fin y al cabo aquí dejo mi opinión:
    Lei "Aquel sábado Lluvioso" hace escasamente mes y medio y no me atreví a hacer la reseña que tan magistralmente nos ha regalado Ana J. Comparto con ella todo lo que dice y aún más, confieso que el libro, que cogí con un poco de precaución por que presuponía que sería un tema ya conocido y quizás aburrido, y me enganchó desde el principio. No sólo eso sino que me ayudó a encontrar una paz interior que jamás había conseguido leyendo los evangelios parcialmente y un poco a la fuerza, así se lo comuniqué en su momento al autor.

    Dar vida a seres estancados en textos clásicos, archiconocidos, recrear escenas que todos tenemos en la cabeza, y conseguir entusiasmar y hacerlos reales y creíbles es el principal mérito de Amando, pero hay más: atreverse, documentarse, poner voz, alma y mirada interior a todos los personajes, que Ana J. cita, y que no voy a repetir.

    He subrayado muchas frases y sigo releyendo cuando me apetece. Especialmente viva fue para mí la lectura del comentario que hace maría Magdalena sobre la manera que Jesús tenía de tratarla, eso sin caer en sensacionalismos sobre la supuesta relación entre ellos que otros autores han escogido en sus obra( ej : "el evangelio según Jesucristo" de Saramago, que después releí).

    Ex-católica, conocedora de los textos y actualmente agnóstica, el libro " Aquel sábado lluvioso" me ha reconciliado y ayudado a redescubrir una historia antigua en mi vida, quizás ya olvidada o nunca entendida, como ahora, después de tu obra Amando, he hecho.

    No es coba, te lo dije en privado aunque no tuve fuerzas para hacerlo en público ( ya lo había hecho Mercedes Pinto) y por suerte Ana J. lo ha bordado.

    Por supuesto que os lo recomeindo. Para comprarlo hay que ir al blog: Pavesas y Cenizas o encargarselo a Amando.

    Sólo una pega, muy pequeña: que la próxima edición utilicen otro tipo de letra que ya vamos siendo mayorcitos y prebícicos.

    Un abrazo a todos y sigue temblando escribidor que te lo mereces. Á

    ResponderEliminar
  15. Ángeles, me has emocionado. Estoy trabajando ahora mismo en la entrada del diario de hoy y ya no sé si seré capaz de seguir. Que mi historia haya servido a una sola persona, implica que todas las horas de trabajo y disfrute con su escritura se conviertan en un milagro.
    Y sí, confirmo en público, que estas cosas que ella ahora desvela me las comentó en su momento.
    De nuevo gracias.

    ResponderEliminar

Gracias por contribuir con tus comentarios y tu punto de vista.

Los componentes de La Esfera te saludan y esperan verte a menudo por aquí.

Ésta es tu casa.