16 abril, 2012

Ajedrez platónico

Blanco y negro. Dos colores. No hay lugar para intermedios. Dos mundos destinados a enfrentarse. Imposible el amor y, sin embargo, ¿qué pretensiones alberga un peón negro persiguiendo a la dama blanca?

Autor: David Moreno Sanz