07 abril, 2013

¿De qué vive un blog?


Existe un dato demoledor y es que de los miles de blogs que nacen y se crean todos los días, el 95% muere antes del año y el 57% lo abandona o casi no lo actualiza a los cuatro meses. La causa es casi siempre la misma: la desmotivación.

supervivenciaSon muchos los que tienen la idea, la ilusión y el proyecto de crear un blog. La mayoría piensa que simplemente se pondrá a escribir y las visitas y los seguidores llegarán como por arte de magia. ¡Que el blog será un éxito! 

Pero algo empieza a cambiar cuando redactas tus primeros posts y entradas y los únicos que te leen son tu madre y el amigo/a más cercano, tal como te comenta Carlos Bravo en su blog Marketing de Guerrilla. Y te das cuenta que la cosa no es tan sencilla como parece y peor cuando escribes sobre una temática muy concreta. Es el caso de este blog: literatura y cultura. Algo que siempre cotiza a la baja.


¿Qué come un blog?

1.- Es un devorador de contenido. Un blog demanda casi a diario contenido. Posts de calidad. No vale el “copia y pega” de otras páginas. Es una práctica que Google penaliza y hace que tu blog pase al sótano en las búsquedas.

2.- Come exquisiteces. El lector y los seguidores buscan calidad en los posts y en internet. Ya no les
vale cualquier contenido. Existe una gran cantidad en internet y gratis que superará al tuyo si no te aplicas. Se irán a beber a otro bebedero..

3.- Demanda muchos mimos. Un blog requiere de muchísimos cuidados y caprichos. No puedes abandonar la estética, el cuidado de la redacción de las entradas (nada de faltas de ortografías), que funcione cada vínculo, la homogeneización de sus elementos, su estructura de navegación... son muchas cosas a tener en cuenta y que no puedes pasar por alto si quieres tener éxito.

4.- Su debilidad es el tiempo. Un blog es un goloso del tiempo. Le encanta que le dediques una parte importante de tu vida. Es vital para su salud y los lectores lo notan. Saben cuando un blog está saludable. Se apropia de tu tiempo sin compasión.

5.- Parásito. Se comporta como una parásito. Vive de tu energía, de tu tiempo, de tu creatividad, de tus ideas, de tus pensamientos y en casi todos los casos de tus horas de sueño, ya que de un blog no se vive y tienes que buscar tiempo y lo más sencillo es utilizar el tiempo del descanso.  Cuanto más te succiona y se aprovecha de ti, más crece y más grande se hace.

6.- Le encanta los postres. Si no le sirves postres (redes sociales, promoción en los buscadores, intercambio de enlaces, colaboración con otros bloggers, publicidad...) hace que se marchite y los lectores no llegen. Se enferma.

7.- ¿Algo más? Sí. Lo más importante: Los lectores. Un blog vive exclusivamente de sus lectores y seguidores. Es el OBJETIVO. Es lo que anima al blogger a continuar, a desprenderse de otras muchas cosas y aficiones para que el blog siga vivo. Y lo único que pide a cambio el blogger es un reconocimiento, un comentario en las entradas, el que le retwitteen un post. Es suficiente para que el blogger supere “la desmotivación” que despiadadamente suele venir de visita.

La Esfera Cultural tiene más de cuatro años de vida y durante todo este tiempo se le ha tratado de alimentar sustancialmente y sin desfallecimiento, con una máxima: "reinventarnos cada semestre". Luchamos por cada lector y seguidor como si nos fuera la vida en ello. Y tratamos de facilitar  la participación de todo el mundo, con detalles tan básicos como:

1.- No contar con moderación en los comentarios.
2.- No usar ningún sistema de registro.
3.- No tener activado el sistema Capcha (antispam).
4.- Creando convocatorias abiertas a la participación de los lectores.
5. - Redactando posts tipo debate y participativo.

Y todo lo anterior hace que corras con el incordio de la entrada de comentarios fuera de lugar y groseros y de una gran cantidad de spam, que nos lleva posteriormente bastante tiempo depurar. Pero somos conscientes de que el lector es cómodo y que sólo quiere que le comenten sus entradas si participa. Él está exento de emplear su energía y su tiempo en comentar las entradas y posts de otros, por ello tratamos de facilitarle el camino por todos los medios que disponemos por si considera hacerlo.

Se me olvidaba algo muy importante: la publicidad. No incordiar al lector/seguidor con su inclusión, con lo cual también se renuncia a obtener una calderilla en euros.

Si después de leer esta entrada aún tienes ganas de crear un blog, estoy seguro de que tienes madera de blogger. Te animo a que lo luches, pero no olvides que no hay camino:

Bloggear es como hacer footing, no corres de A a la B. Corres por correr. Un blog tiene partida, pero no una meta.

¿Crees que vale la pena iniciar un blog o participar en aquellos que te abren la puerta y beneficiarte de su audiencia y posicionamiento?

Te animo a comentar y participar, y recuerda que tus comentarios son una de las cosas de las que vive este blog. Tiene hambre de tus puntos de vista y participación.