03 abril, 2013

Jugando con palabras


Imagen de Internet
Una hoja en blanco que se agranda y se hace infinita, no alcanzaría la tinta del mundo para llenarla, te digo que es así, que el dolor es eso. Sin embargo hay otros que piensan que se puede controlar, que es una idea, que si se cambia listo. Otros lo generan intencionalmente, créeme yo los he visto. Entonces piensan que es lo mismo el dolor físico que emocional, que son la misma cosa pero en diferente lugar del ser: yo a veces pienso que sí y otras que no. También es cierto que a veces no hay causa alguna, que solo viene, se presenta y entra.
Si yo cambiara la palabra, toda la estrofa anterior cambiaría de sentido, si el dolor fuese un error de tipeo y en lugar de eso dijese color.
Una hoja en blanco que se agranda y se hace infinita, no alcanzaría la tinta del mundo para llenarla, te digo que es así, que el color es eso. Sin embargo hay otros que piensan que se puede controlar, que es una idea, que si se cambia listo. Otros lo generan intencionalmente, créeme yo los he visto. Entonces piensan que es lo mismo el color físico que emocional, que son la misma cosa pero en diferente lugar del ser; yo a veces pienso que sí y otras que no. También es cierto que a veces no hay causa alguna, que solo viene, se presenta y entra.
Texto: Gastón Pigliapochi
Narración: La Voz Silenciosa