18 mayo, 2013

Aquellos lamentos

Más allá de una presencia de murmullos deslucidos
enigmáticos especímenes azotaban los sueños no alcanzados.
Inmortales sensaciones surgirían en el arte de las letras
donde toda esencia debía florecer.
La creatividad quedaba envuelta en un transitado océano
en cuya orilla la bruma ahogaba
su inseparable coro de finos lamentos
que intentaban perecer en altamar
difuminándose entre las olas
de una infiltrada vanidad.

Texto: Nuria de Espinosa