28 julio, 2013

9 reglas para realizar portadas de libros

Portada de Leather Maiden,
Autor Joe R. Lansdale
El Editorial del domingo.
La semana pasada compartí con ustedes en este editorial cosas que se deberían saber sobre las portadas de los libros, pero el tema es tan extenso y se ha tratado tan poco, que he vuelto hoy sobre ello. Y posiblemente las próximas semanas seguiré con este mundo de las portadas.

Reglas básicas para el diseño de portadas:
  • Vender. No debemos perder de vista el principal objetivo que tiene una portada de un libro: VENDERQue llame la atención sobre el resto.
  • Lee el libro. Jamás comiences a realizar o planificar el diseño de una portada sin terminar de leer el libro y escuchar la voz del autor o de sus personajes.
  • Léelo completo y con atención. La portada puede estar al principio o al final de la lectura del libro. Lee con mucha atención, pues igual está en un simple detalle.
  • Escucha la opinión del autor. Te puede dar alguna directriz. Si no te convence, o no te encuentras cómodo con lo que te propone, toma las riendas. 
  • La inspiración. Normalmente te la da la lectura del libro y su título, pero la podemos encontrar en muchos lugares. Existen muchas influencias externas: mercadillos, visitar librerías, adaptar y versionar viejas portadas, en galerías de arte, viendo imágenes en internet... cada uno debe de buscar su detonante.
  • Formato. Huye de las medidas estandar y normalizadas. No puede haber un formato más feo y menos profesional que el archiconocido DINA5 para un libro (21 x 14,8 cm). Particularmente me gusta diseñar los libros con unas medidas de 23 x 15 cm, o similares.
The Opposite House , de Helen Oyeyemi.
Rompe con lo establecido,
edificios boca abajo
  • Las reglas están para romperlas. A lo largo de los años he escuchado muchas cosas, como que las portadas verdes no venden, que incluir corazones y besos románticos en las portadas te limitan a cierto tipo de lectores, etc. Rompe con todo lo establecido. Coloca la portada en la contraportada. Diseña la portada con las letras boca abajo, etc. Se trata de que nuestra portada destaque sobre el resto y que la reconozcan sobre los millones de libros existentes.
  • Ahorra y ahorra. No utilices demasiados tipos de fuentes (letras), ni complejas. Utiliza las más frecuentes y legibles. Yo suelo utilizar Futura, Gamoral, Baskerville, etc. La tipología de la fuentes no debe desentonar con el conjunto de la portada. Aquí en la sencillez está el secreto.
  • Organiza el tiempo. Lo que más te hace poner en funcionamiento tus neuronas es tener una fecha de entrega. El estrés es un gran detonante de ideas. Me sucede que cada vez que tengo tiempo de sobra las ideas no aparecen. Vienen a visitarme cuando el tiempo me ahoga y me tengo que poner al cien por cien sobre el diseño de la portada.
Aunque diseñemos portadas para libros digitales, no podemos descuidar su importancia. Debemos de considerar y promocionar este trabajo y labor como el verdadero arte que es.

¿Tienes alguna regla más que quieras compartir? 
¿Te ha gustado esta entrada? Te agradezco que la compartas.

Hasta el próximo domingo, que volveré sobre este poco documentado tema de las portadas de los libros.

Artículo: Francisco Concepción 

9 comentarios:

  1. Francisco,estoy totalmente de acuerdo con todas las reglas que propones. Incluso añadiría que, a veces, menos es más, como en la portada de Joe R. Lansdale que ilustra tu artículo.
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  2. Tener claro que una imagen vale más que mil palabras, pienso que a no ser que se busque el libro en concreto por algo, los libros entrar por la portada (ojos) y por la "coletilla" título, para mi la portada es el envoltorio del libro, como el papel brillante de un caramelo.
    Personalmente prefiero los libros sin portada, sin más cosa que el título y el autor.

    ResponderEliminar
  3. Érase una vez, casi siempre menos es más.
    Gracias por comentar y ampliar estas reglas.

    ResponderEliminar
  4. Marta Patinga Una portada puede tener solamente el título y el nombre del autor. Pero tiene que tener una tipografía apropiada y de proporciones adecuadas.
    Pero la portada lleva muchos más elementos: solapas, tipos de tapas, gramaje de papel y tipo de papel, que puede ser verjurado, liso, estucado... de todo ello posiblemente hablemos en una nueva entrada.

    Gracias por participar

    ResponderEliminar
  5. Respecto de los 'mandamientos' esenciales para quien diseñe una portada, todos me parecen más que necesarios, pero subrayaría dos: leerse el libro completo y escuchar al autor.
    Aunque a veces, una portada lo que vende es la editorial. Quiero decir que hay libros que no se venden sólo por sí mismos, sino dentro de un proyecto más amplio: colecciones, series, etc... Por ejemplo en poesía es más habitual. Aún así cada editorial suele tener una línea básica a la que ceñir la presentación del producto -y no sólo la portada-. El otro día se hablaba del blanco en Seix Barral, por ejemplo. Ahora se puede añadir los años en que el premio Planeta iba sobre rojos. Tusquets el negro, etc, etc.

    ResponderEliminar
  6. Qué difícil acertar con una portada!
    Me ha parecido muy pertinente tu post. No estoy segura de poder añadir nada más.

    ResponderEliminar
  7. Edmundo Tapia29/7/13 21:31

    Personalmente creo que el diseño de la portada es imprescindible, a veces, cuando no estás buscando nada en particular, lo que inclina a tomar un libro y no otro para inspecionarlo, es la portada. Así descubrí "Lanark, una vida en cuatro libros", cuando no conocía nada de su autor Alasdair Gray, de los mejores que he leído; me llamó la portada, revisé la reseña, lo abrí al azar, leí unas líneas y me atrapó. La portada fue el inicio...

    ResponderEliminar
  8. Me gustan estas nueve reglas, y estoy convencida de que muchas veces abrimos los libros guiados por un reclamo que salta a nuestros ojos a través de la portada. A veces puede ser de lo más simple, pero tiene un gancho que nos seduce.

    Besos y buenísima aportación.

    ResponderEliminar
  9. El objetivo número uno de la portada está claro: llamar la atención, invitar al curioso a ojear el interior del libro (hojear si prefieren). Opino que da igual que sea una portada bonita o fea; que provoque cualquier cosa menos indiferencia. Da igual que no se entienda, eso mismo provocará curiosidad. Luego, el texto tiene que cumplir su función: enamorar. En este sentido creo que es muy importante que la lectura sea cómoda desde el punto de vista del formato del libro: letra grande (homologado para los que padecen presbicia), cómodo al abrirlo y hojearlo, ligero y si puede ser que huela a libro!

    Tengo una duda al respecto y me gustaría recibir consejo: ¿Portada con brillo o mate?

    ResponderEliminar

Gracias por contribuir con tus comentarios y tu punto de vista.

Los componentes de La Esfera te saludan y esperan verte a menudo por aquí.

Ésta es tu casa.