27 agosto, 2013

Un día como otro cualquiera


Un ejército silencioso de sombrillas y toallas te da la bienvenida a la playa. Echas un vistazo a tu arenoso vecino y descubres que está ojeando un periódico deportivo. Su mujer se mueve inquieta por acaparar hasta el más ínfimo rayo de sol. La sorpresa brilla por su ausencia. Ella lee el último best seller que se ha puesto de moda, con rabiosa satisfacción, porque estaba ya cansada de que sus amigas se lo destriparan. De pronto, aparece un negro con una cantidad ingente de trastos, cuya inutilidad es sobradamente manifiesta, pero argumentas que no hace daño a nadie y que ojalá logre alguna venta. Unos niños juegan a ser arquitectos en la orilla, el llanto de uno de ellos, es la señal de que se desmorona su castillo de arena. Un día en la playa, un día como otro cualquiera.

Autor: David Sánchez

Narración: La Voz Silenciosa

11 comentarios:

  1. Dácil Martín27/8/13 1:05

    Me ha encantado tu inmortal día de playa.

    ResponderEliminar
  2. Ni más ni menos...
    Un placer de lectura
    Abrazos

    María Estévez

    ResponderEliminar
  3. Así es. Ni más, ni menos...

    ResponderEliminar
  4. Real como la vida misma, perfectamente descrita.

    ResponderEliminar
  5. Un día de playa completito.

    ResponderEliminar
  6. ¡Vaya sorpresa! Definitivamente la Voz Silenciosa tiene un don. El audio mejora muchísimo el relato. Gracias a todos los que habéis comentado o leído/escuchado el texto. Después de desconectar totalmente durante 15 días (he estado de vacaciones) necesitaba un acicate así para volver a ponerme las pilas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado David, te felicito. Pero tengo unas inmensas ganas de seguir leyendo... ¿para cuándo el próximo?

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. ¡Felicidades! Espero que sea la primera de muchas publicaciones.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Gracias por contribuir con tus comentarios y tu punto de vista.

Los componentes de La Esfera te saludan y esperan verte a menudo por aquí.

Ésta es tu casa.