16 octubre, 2013

Cerrado por vacaciones

Texto participante en
convocatoria.
Leer bases
Por enésima vez repasé la llave del gas; la general de la luz y del agua; los cierres de las contraventanas... todo perfecto. Por fin podía echar la llave y voltear el letrero de la puerta:

Cerrado por Vacaciones.

La sangre me hervía de satisfacción. Nadie en kilómetros a la redonda. Sin niños gritones y exigentes; sin marido que deje los calzoncillos y calcetines por el suelo... ¡¡sin suegra!!, siempre insatisfecha con la nuera (o sea, yo). Estoy sola. ¡¡¡Por fin sola!!!
Había tardado quince años en ahorrar la cantidad suficiente de dinero para pagarles las mejores vacaciones a la familia. Pero ha merecido la pena. Tengo la despensa repleta de comida enlatada y el frigorífico hasta el último hueco repleto de "tuperguares" sabrosos, refrescos y helados.
¡¡¡Por mi santo nombre que en quince días no friego un plato ni hago una sola vez la cama!!!
Y ahora, a la bañera con burbujas "delyglub" olor a vainilla; un vaso de vino fresquito y a leer "50 sombras de buey"... ¡¡porque yo lo valgo!!


Texto: Mariluz González Hidalgo