06 enero, 2014

Libros: Lo mejor y lo peor del 2013

Ojeando las listas de las mejores lecturas del año que acaba de terminar, me doy cuenta de que no coincido con la mayoría, por no decir ninguna.  Elaborar mi propia lista puede  ser una buena forma de romper el mutismo de los últimos meses. 

No incluyo las relecturas -no sé que autor dijo que un libro que no merece la pena ser leído dos veces, no merece serlo la primera- En cuanto al orden en que los menciono, se corresponde con el de lectura. 


 El espacio vacío, de Peter Brooks. Un libro interesantísimo,  muy ameno y plenamente vigente a pesar de que se publicó por primera vez en 1968. Si os gusta el teatro, disfrutaréis con su lectura. 

Intemperie, de Jesús Carrasco. Mi escepticismo inicial se ha convertido en asentimiento ante quienes la consideran una de las mejores novelas españolas del 2013. Fue además uno de los títulos seleccionados para el club de lectura. 

En la orilla, de Rafael Chirbes. La última novela de un magnífico autor con una larga trayectoria, que apenas era conocido en España antes de la adaptación televisiva de su anterior novela, Crematorio, también excelente. 

Ebano, de Kapucinsky. ¿Como pudo ser posible que tardara dos años en leer un libro que disfruté tantísimo?  Normalmente los autores que hablan sobre  Africa  -ya sea Coetzee  o Tom Sharpe– lo hacen desde el punto de vista del blanco. Kapuscinsky le presta su voz a los negros.  


El pequeño guardia rojo, de Wenguang Huang: A los diez años, dormía al lado de un ataúd que Padre le regaló a Abuela cuando cumplió setenta y tres años. Nos prohíbía que lo llamásemos “ataúd” e insistía en que lo denominásemos shou mu,  que viene a significar algo así como “caja de longevidad” 

   De esta forma empieza esta pequeña joyita de libros del Asteroide. Además de disfrutar, aprenderemos sobre las costumbres tradicionales de China y su “convivencia” con las rígidas normas marcadas
por el gobierno de Mao.  


El prestamista, de Edward Lewis Wallat. También editado por Libros del Asteroide. ¿Qué es lo que ha convertido a Sol Nazerman en un ser huraño que no quiere la compañía de el resto de las personas?   Un libro duro pero al mismo tiempo cargado de ternura y esperanza. Una joyita que creo ha pasado más desapercibida de lo que se merece. 

The monuments men, de Robert M. Edsel. Es una pena que solo podamos proponer novelas para el Club de los 1.001 lectores. Este libro nos muestra un aspecto muy desconocido de la segunda guerra mundial –que podríamos extrapolar a cualquier otra guerra-  La destrucción y recuperación cuando es posible del patrimonio artístico.   
  

Los lectores del periódico El País eligieron como mejor novela negra del 2013 La verdad sobre el caso Harry Quebert. De todas las que leí, incluido el caso Harry Quebert, la mejor probablemente haya sido La canción del perro, de James McClure. No solo es una solvente novela policiaca sino que además nos muestra y critica con sutileza e ironía el régimen del apartheid. 


En lo peor del año tan solo incluyo un libro: La bibliotecaria de Auschwitz, de Antonio García Iturbe. Me parece una novela completamente fallida, en gran medida por el empeño del autor en explicarlo todo hasta la demasía; desperdiciar algunos personajes como el del viejo profesor o convertir a otros como Mengele en una caricatura.

   Aún estoy a tiempo para desearos un ¡Feliz 2014!

Crítica: Lammermoor