05 marzo, 2014

Lenguando 2014, entrevista a Eduardo Basterrechea

Entrevista a Eduardo Basterrechea, Fundador y CEO de Molino de Ideas, una de las entidades organizadoras de Lenguando 2014, el encuentro de los profesionales de la Lengua que tendrá lugar en Madrid, los días 29 y 30 de marzo. (Más información aquí)

escritor, lenguando
Eduardo Basterrechea,
Fundador y CEO de Molino de Ideas
¿De dónde viene y a dónde va Eduardo Basterrechea?

Eso me gustaría saber a mí. En coordenadas vengo de la ingeniería, pasando por la informática y las clases en la universidad; y me encamino a la empresa y al lenguaje y con ganas de poder dedicar más tiempo a hacer cosas y menos a gestionarlas.
Tratando siempre de que el mundo sea un lugar mejor para vivir, especialmente para las personas.

¿Como llega un ingeniero a trabajar con el lenguaje?

Mi especialidad es encontrar modelos, estructuras, y me parece que el lenguaje es un área estupenda sobre la que trabajar estos conceptos. Está muy cerca de la esencia del ser humano y del pensamiento. 
Así que a raíz de unas clases de procesamiento del lenguaje natural en la universidad y con la ayuda de mis alumnos, empecé a darle vueltas al asunto y a crear modelos del lenguaje, Y en ello sigo. Demasiado ocupado con la parte administrativa de la vida y con ganas de dedicar más tiempo a pensar y filosofar, cosas que
puedo hacer a placer en Lenguando.

¿Qué es y cómo surge Lenguando?

Logotipo del encuentro
Lenguando es un encuentro para profesionales de cualquier campo de la lengua. La idea surgió hace unos años. En  una reunión conocí a Antonio Martín de Cálamo y Cran —hoy especializados en actividades para la formación de correctores profesionales—, y nos caímos muy bien al instante. Nos pareció que vivíamos en dos orillas del mismo río, por una parte la orilla de la tecnología y por otro la de la lengua. Ambos habíamos construido un puente para pasar a la otra orilla, pero no percibíamos el terreno de la otra orilla como propio, así que decidimos unir los puentes y servir de guía al otro en su propio territorio.
Los dos pensamos que este puente era un lugar en el que mucha gente querría estar así que empezamos a darle vueltas a la idea. En estas apareció Xosé Castro que le dió el empujón definitivo y así surgió Lenguando.

¿Por qué el nombre de lenguando?¿existe esa palabra?

Jajaja, no creas, la cosa podría haber sido mucho peor. ¿Qué te parece expoñol? Afortunadamente Xosé Castro nos hizo desistir y recuperamos un nombre que yo había inventado hace años para un encuentro con mis alumnos que nunca se llegó a celebrar.
Nos gusta la palabra porque además refleja ese punto desenfadado e insolente que tenemos. En vez de decir “Encuentro de bla bla bla” creamos una palabra que no viene en el diccionario y que hace crujir algunas mentes. A las que no les encaje el nombre, ¡mejor que no vengan! ya que la tónica general es así. Nos gusta el ¿por qué no? Así que, por lo que a mí respecta la palabra existe, ¡aunque no esté en el diccionario!

Con tanto evento y encuentro en el mundo de la lengua ¿qué aporta Lenguando?

En primer lugar aporta cercanía y aporta el tú a tú. Tradicionalmente las reuniones y conferencias que tienen que ver con el lenguaje y más concretamente con el español son unidireccionales, alguien de reconocido prestigio y con años de experiencia habla y el resto escucha. Luego no hay interacción entre ponente y asistente. 
En lenguando buscamos justo lo contrario, no queremos que haya diferencia entre ponente y asistente. Los ponentes asisten al encuentro porque les interesa e imparten su charla y además asisten como oyentes a los talleres que les puedan interesar. Luego en los tiempos de descanso se busca la interacción entre todos los asistentes.
También queremos que los profesionales de las diferentes áreas compartan sus experiencias y aprendan unos de otros
Aquí las conversaciones y las discusiones no van encaminadas a descubrir si el castellano nació en tal o en cual parte sino en como puedo hacer que mi trabajo de traductor, o de corrector, o de periodista sea más sencillo o como puedo sacarle más partido a una herramienta.

Eso suena muy tecnológico. ¿Sólo hablan de tecnología?

No, cuando hablo de herramientas hablo de métodos de trabajo, de estrategias para usar mejor los medios a nuestro alcance y de cualquier cosa que nos ayude a trabajar mejor y más efectivamente. También hablamos de posibilidades, de puertas que se abren. La idea es compartir lo que sabemos y aprender de lo que saben otros.
Solemos decir que nuestro objetivo es ventilar el ambiente de la lengua y que nos demos cuenta de que todos podemos aportar algo a los demás. 

Todo suena muy profesional, ¿queda espacio para los fanáticos de la lengua no profesionales?

Por supuesto. La lengua es de todos y como dice una amiga, el problema de ser un profesional de la lengua es que todo el mundo tiene una opinión al respecto. Si eres un especialista en insectos tropicales, todo el mundo va a escuchar lo que digas, pero si eres especialista en lengua todo el mundo va a querer dar su opinión al respecto.
Todas las charlas y talleres tienen un contenido práctico, que te vayas a casa con algo aprendido, aunque sea poco. Priman los trucos y las anécdotas sobre las teorías y los apuntes. No queremos que te vayas con unos apuntes para estudiar después, queremos que te vayas con experiencias y con cosas para aplicar inmediatamente.
Además, están pensadas para que cualquier persona pueda sacarles partido y entenderlas. El rigor no viene de que las cosas no se entiendan. Hay una frase de Einstein que dice que si la explicación no es simple es que no has entendido el problema.
Y sobre todo, el objetivo es propiciar el encuentro entre profesionales, y ya amigos, pero también el encuentro de estos con las personas con las que conectan habitualmente por las redes.     

¿Qué aspectos de la lengua se tratan en Lenguando?

¡Todos! y si no hemos tratado más hasta el momento es porque no han surgido todavía o porque nadie nos los ha propuesto. En este próximo Lenguando vamos a abarcar temas que tendrán que ver con la traducción, la creación, ya sea de ficción o con un fin de comunicación, la corrección, la obtención de información, la enseñanza. la interpretación, los juegos, la ilustración, el desarrollo de aplicaciones, la creación automática, la gestión de tu imagen personal, redacción…
Cualquier cosa que sea interesante y en la que podamos contar con alguien que se haya embarcado en un proyecto y nos cuente como le ha ido. Sus aciertos y sus desaciertos. En ese sentido también nos interesan los que están en el camino, iniciando proyectos que no sabemos en qué quedarán

¿Así que se apuntan a la burbuja del emprendimiento?

Nooo, particularmente yo, estoy un poco quemado con esto. Hoy en día para iniciar un proyecto no hace falta casi nada, un ordenador, una idea, un poco de tiempo y una conexión a internet. Una vez iniciado el proyecto y si tiene un fin económico directo y se empiezan a obtener ingresos, se podrá convertir en una empresa.
No estoy nada de acuerdo en que se saque el dinero de la gente creando empresas que necesitan meses para empezar a tener ingresos o cobrarles dinero por presentar sus ideas ante un grupo de posibles inversores. Yo, tras 5 años trabajando en una start-up y con bastantes productos desarrollados, todavía estoy buscando uno que me escuche con un dinero en la mano para invertir.
Lo que fomentamos es que la gente se lance a hacer cosas, si luego se convierten en empresa mejor para todos.

¿Vienen  para quedarse?¿Cuáles son los planes para el futuro?

Nuestros objetivos son ambiciosos. El año pasado hicimos una versión “beta” en Madrid y ahora organizamos el primero en la casa del lector en Madrid. En este año haremos al menos tres más, posiblemente uno en Valencia, otro en Londres y otro en Barcelona como mínimo. Para el año que viene cruzaremos el charco e iremos a Estados Unidos, no sabemos si Nueva York o San Francisco y posiblemente México, además de los que podamos organizar por aquí.

¿Tienen capacidad para todo esto?¿Cómo lo hacen?

Nosotros nos encargamos del encuentro principal del año. El resto lo organizamos de acuerdo con organizadores locales. Son personas a las que les gusta el proyecto y nos ayudan a encontrar el lugar para celebrarlo y a moverlo entre la comunidad local, que aporta algunos ponentes y la mayoría de los asistentes. Nosotros aportamos toda la parte administrativa y otro ponentes y asistentes de otros lenguandos. Eso permite que se celebren muchos con una organización pequeña.