03 abril, 2014

Mi sueño en tu sueño


Entre sombras y brumosos tules, los brillos de oro bruñido de tu cuerpo desnudo, cubierto, apenas por una gasa transparente, de color amarillo azo, gasa que deja escapar tu perfume de mujer, logrando que me detenga en tu sexo, e inspire hasta que mi sangre fluya y genere una erección.

Pero no quiero que despiertes, quiero entrar en tu sueño, quiero ser tu sueño; y mi lengua rodea, con suavidad, tu pubis, y éste comienza a tomar vida, con un movimiento lento, sereno.

Y te vuelvo a inspirar, y tus muslos se abren, y se abren tus ojos; y yo apoyo mi cabeza en tu vientre y me hago el dormido. Y tú, caes en duermevela, y vuelvo al principio. ¿Seré ya tu sueño?, y vuelvo a engañar tus sentidos.

Bajo mi lengua desde el monte de venus y noto tu clítoris encendido, y me agarras del pelo con una mano, me fusionas a tu sexo, con la otra, abres tus labios, y sale de su guarida tu clítoris, buscando mi lengua, mis labios; miro hacia arriba y veo tu cuello arqueado, extendido, tus pechos erguidos.

Cuando mi boca te está dando todo, catárticamente tiemblas, y del fondo del fondo se escapa un suspiro ronco, animal, pleno; mientras tiras de mi pelo, arrancando un mechón. Y te duermes de nuevo ¿estuve en tu sueño?

Texto: Jesús Abreu

Narración: La Voz Silenciosa