31 octubre, 2014

"Buscaba un libro que me removiese por dentro" Carmen Forján

Imagen de la Convocatoria del
I Premio Internacional de
Novela Corta La Esfera
Cuando allá por el mes de junio recibí la propuesta de Francisco Concepción, el director editorial de La Esfera Cultural, para formar parte del jurado del I Premio Internacional de Novela Corta a decir verdad me lo pensé un poco. Tenía entre manos un pequeño trabajo para una editorial y me gusta hacer las cosas a mi ritmo, disfrutando en cada momento con lo que hago. Pero la tentación que me presentaba, en forma de lectura, era, sin embargo, de las que no suelo poder resistir. Y no lo hice.

Afronté la tarea, por tanto, con ganas y un tanto curiosa y expectante ante una nueva experiencia para mí, la de jurado. Y la encaré desde la perspectiva de mi preparación académica, como filóloga, y la de la lectora que desea descubrir un libro de calidad, interesante y enriquecedor.

Como filóloga fui seleccionando los textos que contaban con, en palabras de José Ovejero, calidad artesanal, en la construcción de la trama, la estructura, los diálogos y personajes... Pero como lectora buscaba algo más. Buscaba un libro no solo de calidad sino que me removiese un poco por dentro, que lograse, aunque fuese en pequeña medida, modificar mi mundo, que ampliase mis miras sobre los insondable horizontes del alma humana. Con estos criterios, mis criterios, hice mi elección.

Y después de la decisión final y con los votos del los demás miembros del jurado, he de reconocer que tenía curiosidad, natural curiosidad, por saber quienes se escondían tras los textos. Habría estado bien que hubiese salido algún autor que no fuese español; y también habría estado bien– hasta el momento en el que Francisco nos envió los datos de los tres autores mantuve la esperanza- que hubiese habido una escritora entre ellos. No pudo ser. Porque finalmente no han ganado tres autores españoles, han ganado tres novelas cortas de calidad votadas mayoritariamente por el jurado. Evidentemente se han quedado en el camino buenos textos. Pero solo podían ser tres.

Y ahora, tras los meses de intensa lectura, de debates con el resto del jurado y tras el fallo final puedo concluir con una muy alta valoración de la experiencia. Conocer al resto del jurado- no tenía el gusto de conocerlos con anterioridad-, poder disfrutar de lecturas muy variadas en estructura, estilo, temática,... con perspectivas muy diferentes del mundo y visiones dispares del hecho literario ha sido un placer y un privilegio.

Para ir terminando, que esto se alarga, tan solo quisiera agradecer a Francisco Concepción el haber contado conmigo, al resto del jurado su colaboración y buen hacer, dar mi enhorabuena al ganador y a los dos finalistas y expresar mis mejores deseos para el resto de participantes. Gracias a todos.


Artículo: +Carmen Forján.
  • Leer otros testimonios del jurado aquí.