28 octubre, 2014

Miguel Ángel Brito: "... tanto esfuerzo ha merecido la pena"

Nunca había sido jurado de nada. Cuando me propusieron ser jurado del “I Certamen Internacional deNovela Corta de La Esfera”, sentí una gran responsabilidad, una responsabilidad aún más grande que el dichoso nombre del premio. Hice lo que suelo hacer en estos casos: no pensar, decir que sí y luego ya veremos.


Miguel Ángel Brito, miembro del Jurado
del I Premio Internacional de
Novela Corta La Esfera
Después de ese día de la meditada decisión, siguieron muchas semanas de leer, leer y leer, en la cama, en el salón, en el avión, en el coche. Con cada nueva lectura tenía que hacer un reset y empezar de cero: esto fue lo que más trabajo me costó. Tenía que hacerlo porque cada lectura tenía que ser un ejercicio de objetividad, de no dejarme influenciar, de no comparar estilos ni temáticas, de librarme de prejuicios, de valorar con el mayor de los respetos el tiempo que cada escritor había dedicado a escribir su obra.

Créanme, me costó mucho tomar decisiones. Las mayores complicaciones llegaron al final. En ese punto las diferencias eran mínimas y en esas segundas lecturas empezaron aflorar las dudas. El tiempo apremiaba, los plazos se agotaban, el silbato estaba a punto de sonar. Había que decidir. 

Voté. Voté sin convicción plena.

Pasaron días de incertidumbre. Cuando leí el resultado del recuento de nuestras votaciones, confieso que sentí algo parecido a la sensación de estar sentado en una terraza viendo atardecer mientras apuraba una cerveza fría después de una dura jornada de trabajo: tanto esfuerzo ha merecido la pena. ¿Satisfecho? Sí me sentí muy satisfecho.

En ese momento, cuando leí el resultado, dije: he sido jurado. Y me gustó decirlo.

Artículo: +Miguel Angel Brito
  • Leer otros testimonios del jurado aquí.