22 febrero, 2015

'Literatura bear', subgénero literario para osos.

Exhibir el sobrepeso, los pelos, las camisas de cuadros y lucir con orgullo la edad son algunos de los más notables signos en el nuevo contexto homosexual “oso”. Ha nacido el narcisismo bear. Nace la cultura del oso.

Portada de Palabra de oso.
 La primera de la saga. Autor Bob Flesh
Cada día soy más consciente de mi ignorancia y por ende en el amplio mundo de la literatura, que se me antoja infinito. Jamás pensé que una portada de un libro en internet (reconozcamos que no deja indiferente) me llevase a todo un subgénero literario, el “bear”. Literatura para homosexuales consolidada como subcultura con la llegada de internet y su difusión a nivel mundial, teniendo un efecto inmediato sobre aquellos homosexuales que se siente marginados en tanto son gordos, peludos y en muchos casos viejos y están lejos del canon estético universal.

Dicha portada “Palabra de oso. Todo empieza en New York", me ha llevado a una saga de novelas, todas con portadas alusivas al género que de inmediato captan tu atención, de diseño cuidado y con un marketing muy correcto que se ha convertido en éxito de descargas. Bob Flesh es el autor de la serie Palabra de Oso, novelas gay llenas de sexo, pelos y carne. Reparte su tiempo entre Madrid y Barcelona, tiene algo más de cuarenta años y le gusta rodearse de misterio. No existen fotografías sobre él. Le gusta hacer el amor con hombres orondos en lugares públicos y pasear a su perro Sprocket cuando cae la tarde. Además de novelista, también publica artículos relacionados con la subcultura bear en su página web, palabradeoso.com. No le gusta la depilación, los gimnasios, los estereotipos, lo skinny, las líneas rectas, los ángulos, la ausencia de chicha, lo fashion y la prepotencia. Si entras en su web vete preparado por si no estás familiarizado con el género, aunque prevenir siempre supone un reclamo para que ahora no dejes de visitarlo. No lo niegues.

¿Qué es el género bear?

Ahora me queda claro que la literatura de Bob Flesh, y en concreto la literatura bear, contiene grandes dosis de osos, gorditos, papás, pollas pequeñas y pollas grandes, barrigas, culazos, pelos, peluches humanos, nudismo, bigotes, saunas y mucho sexo... pero aún no he comprobado su calidad literaria y si sería capaz de terminar una novela de este subgénero o una saga completa, pero sin duda puede existir buena literatura en este género, este ambiente y con estos personajes. La buena literatura puede brotar en cualquier suelo.
  • ¿No sabes que significa “bear”? Aquí un manifiesto.
  • Descargar las novelas, aquí.