09 abril, 2015

Reflexiones acerca del cuento como género

Aún sin título, aguardo con el entusiasmo de un catecúmeno la publicación inminente de mi libro de relatos a manos de una editorial modesta e intrépida. Tras las pruebas de imprenta y a la espera de prólogo y de los múltiples flecos que componen el minúsculo artefacto, han surgido algunas reflexiones acerca del cuento como género que deseo compartir.

Allan Poe tenía su propia teoría sobre le relato y el cuento
La primera es su versatilidad para jugar con las estructuras, imposible en formatos más largos. Un acordeón, un chicle adorable que nos da una lección de brevedad e intensidad. No por ello lo considero guión ni resumen de novela (aunque sí embrión de la misma cual grano de mostaza preparado para el Big Bang), sino una especie de historia vista por dentro, pergeñada, apuntada entre líneas.

La segunda es el esplendor de su validez, de su contenido, pues si perfecto e independiente en sí mismo, puede encuadrarse en el contexto de una historia mayor, que tendrá sus consecuencias después en la imaginación agradecida, subyugada del lector.

Infinitos sabores nos concede su cocina en un menú de maestros universales. Invoco, verbigracia, a Poe, tan admirado por Baudeleire y Cortázar (otra cocina de alta fusión), cuyas tétricas galerías de escenarios góticos y fantasmagóricos fueron sustituidos por los laberintos de Kafka y Borges.

La teoría del relato de Poe resulta sencilla: el autor, dice, debe comenzar definiendo bien el efecto que desea producir, y sobre él armar la historia; por tanto, el tema resulta secundario al efecto, pues éste será el que mueva al lector. Organización racional estricta del relato, a la que de forma tan fiel y magistral su adscribió Borges.

Una inmensa gama de registros, por otro lado, están al servicio de las plumas que se atreven con él. Desde el perspectivismo de hoy a la omnisciencia decimonónica, desde el experimentalismo a las estructuras clásicas. En cualquiera de los supuestos, este placer portátil tiene asegurada su supervivencia; intratable, personalísima, se niega a ser la hermana menor de nadie, sino la hermana distinta para el placer portátil de la lectura de hoy, ayer, y todos los tiempos del mundo que caben en unas pocas líneas.

Autor: Chema D. Garrido