07 junio, 2020

Mi pueblo

Yo fui uno de aquellos jóvenes que tuvo la necesidad de emigrar a otro país en busca de trabajo. Anteriormente había viajado al extranjero en varias ocasiones para disfrutar de las vacaciones o para conocer otras culturas. Pero en aquel viaje como emigrante pude comprobar la diferencia entre ellos. Viajaba solo, acompañado de un pellizco en las tripas fruto de la incertidumbre y la inseguridad. Solo llevaba una pequeña maleta con ropa, la dirección casi impronunciable de una ciudad alemana y mi flamante título de carrera que de tan poco me había servido en mi país.
Habían pasado seis años de aquel viaje y el balance que podía hacer era bueno. Con un poco de suerte y con mi esfuerzo logré pronto un trabajo y algún ascenso en el tercer año. Podía vivir con desahogo gracias a un sueldo más que digno y había llegado el momento de regresar a mi tierra.
Me encontraba en la litera de un tren cuando me desperté de noche y ya no pude volver a reanudar el sueño. La cercanía de mi destino me producía todo tipo de emociones y sensaciones nuevas que se mezclaban con los recuerdos de mis vivencias junto a familiares y amigos. Me acerqué a la ventanilla y con la luz incierta del amanecer distinguí la silueta de unas casas blancas en un alto. La imagen velada por las lágrimas fue inconfundible para mí. Era mi pueblo.


Texto: Javier Velasco Eguizábal

4 comentarios:

  1. Con un café he leído un texto agradable, con sabor a domingo, a recuerdos. Qué bien volver a sentir aromas de nuestra tierra.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco el comentario María Gladys. Estoy seguro que la historia de este texto, inspirada en la acuarela de un amigo, habrá sido común a la de muchos jóvenes de nuestro país.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Gracias por tan hermosa manera de relatar esa experiencia vital, anidada en el corazón de tanta gente.
    Hasta pronto. Muchos abrazos de bienestar para todxs.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco tus palabras a este relato en el que se podrán ver reflejadas muchas personas y que me dan ánimo para seguir escribiendo.
      Gracias Tino j. y un abrazo

      Eliminar

Gracias por contribuir con tus comentarios y tu punto de vista.

Los componentes de La Esfera te saludan y esperan verte a menudo por aquí.

Ésta es tu casa.