13 agosto, 2020

Escalofrío

Un gélido escalofrío recorrió su espalda de arriba abajo mientras giraba con pulso tembloroso el pomo de la puerta de la habitación.
La oscuridad de la noche había pintado de negro la habitación, así que, tras sacar una linterna de su mochila, la encendió, examinando con cuidado cada detalle del lugar.
La luz se paró en seco en la pared del fondo; había escrito un mensaje: "Serás el siguiente", escrito con sangre.
Ahogando un grito, dejó caer la linterna.
Con el pulso cada vez más acelerado, intentó buscar la salida corriendo sin dirección por los pasillos, sin darse cuenta que estaba llegando a un punto de no retorno.

 Texto: Álvaro González Herranz

6 comentarios:

  1. Interesante texto. Podría ser las primeras líneas de una novela.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Quien sabe. Quizá lo incluya en algún futuro libro. Saludos!

      Eliminar
  2. Elena Cabrera Ramos14/8/20 12:36

    Qué maravilla... felicitaciones.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Interesante... Gracias por compartirlo... Un placer leerte. Saludos

    ResponderEliminar
  4. Se repite la palabra "habitación" demasiado seguido, a mi juicio. Se podría cambiar una de ellas por "estancia". O acabar la primera frase en "el pomo de la puerta".
    Por lo demás, muy bien.

    ResponderEliminar

Gracias por contribuir con tus comentarios y tu punto de vista.

Los componentes de La Esfera te saludan y esperan verte a menudo por aquí.

Ésta es tu casa.