09 agosto, 2009

Fin de fiesta

Todos duermen: Las copas vacías, las sillas descolocadas, y demás restos de la fiesta deambulan por la casa. La busco, está arremolinada bajo las mantas, la abrazo. Ella acerca su boca a mi oído y susurra palabras que hacen erizar mis sentidos. Abajo las luces de una ciudad ambiciosa brillan. La luna inmutable se despide del mar desplegando la estela plateada. Un barco de vela comienza a navegar a la par con el día.
Tal vez hoy sea diferente.

Texto: Dácil Martín