14 septiembre, 2009

Los grandes ARTISTAS siempren mueren jóvenes


 


Francesca Woodman se precipitó al vacío por la ventana de su loft de Manhattan. Tan solo contaba con 22 años. Ese mismo día nació la leyenda de una artista. Era el 19 de enero de 1981. No existía PhotoShop, ni filtros específicos para trucar las fotografías.

Con un marcado carácter autobiográfico, las fotos de Francesca Woodman la muestran en escenarios melancólicos, habitaciones en la que la artista retrata la soledad, el olvido y el paso del tiempo. Realizó sus primeros trabajos con 13 años.