16 noviembre, 2009

El Secreto

Y mientras volvía a acercarle la jarra al camarero para que la llenase por una nueva última vez, siguió mascullando:

"Hace años, cuando empezaba en esto, descubrí a una indigente en un parque. Una mujer con unos ojos preciosos que me dejaba fotografiarla a cambio de un par de monedas, a veces a cambio de simple compañía.
Todos los días se sentaba en la misma esquina y lloraba. Un llanto resignado a esperar que algún día, como por arte de magia, su vida volviese y la rescatase."
He tardado demasiado tiempo en entender que aquella mujer, era yo.


Texto: I.R.S.