28 enero, 2010

El Gato Poeta



El Gato poeta” con “Alma farolera” siempre acude a la que llaman “La tasca sin nombre”. En ese sitio se murmura que reside “El alma de las cosas”. Dentro “Al son de unos tacones” y tratando “Que no se note” “Otra pendeja narcisista” intenta llevar a los “Gatos sobre el tejado”, mientras “El poeta de las colinas” grita “¡Bienvenidos a la fiesta!” Falsos y metirosos poetas.


 Selección Blogs y texto:Francisco Concepción