21 enero, 2010

Y yo me pregunto...

¿Quién tuviera por locura,
vender alma ,vida y sangre,
y esbozar en tu cintura,
 los restos de la cordura,
de mi corazón con hambre?

¿Quién soñara por ventura,
que en mis entrañas se labre,
tatuajes de sal pura,
por respirar tu figura,
que es a mis venas vinagre?