18 marzo, 2010

Las mentiras del Libro electrónico

¿Todo es tan ventajoso como parece ?
Quedarán muchos cadáveres en el camino.

La posibilidad de bajar libros de internet incentivaría a la piratería y menoscabaría el verdadero valor de los libros, así como el prestigio de sus autores.
No distribución, no impresión, igual a desaparición de librerías convencionales ¿Es esto tan positivo? Es como un sueño, o mejor aún, como un viejo mundo que se desvanece, toda una industria en la hecatombe. Con la desaparicion de distribuidoras, librerias e incluso editoriales, surgiría un elevado desempleo en el sector. Los redactores, maquetadores, diseñadores, sufrirían los efectos. Estaría de moda la autoedición, lo cual pudiera ir en detrimento de la calidad de los libros.
Al desaparecer el libro clásico, desaparecerían también esas hermosas portadas, a veces obras de arte. Pero entonces ¿en qué consistiría la belleza del libro electrónico, del libro virtual? porque el libro como tal no existiría, sino el dispositivo que lo archiva. Subconscientemente nos hundiríamos en un mundo más electrónico que literario.
No se podría regalar un libro firmado, sino un dispositivo electrónico que realmente no es el ideal para guardar como recuerdo.
Las grandes ferias del libro se convertirían en ferias de equipos electrónicos mucho más costosos. No se exhibirían libros, sino dispositivos de alta tecnología. La literatura que éstos almacenen sería menos importante. Los negociantes venderían los aparatitos, no los textos que en ellos se guarden, relegados entonces a un segundo plano.

Reflexion de Manuel Menéndez