18 marzo, 2010

El parto


Puje!, dijo la partera...
y en el último grito la mujer sintió que expulsaba el alma.

Un alma chiquitita que andará por los caminos que marcó en su itinerario el punto exacto donde empezar su recorrido.

La mujer siente que tiene dos almas, una que le pertenece y otra que anda por el mundo cobrando y pagando destino.

Texto: Patricia K.