09 mayo, 2011

Carta encontrada entre unos papeles viejos

"Son aquellas pequeñas cosas que nos dejó un tiempo de rosas, en un rincón, en un cajón, o en un papel. Aquellas, que nos hacen que lloremos cuando nadie nos ve"

**********************************************************************************


Querida y, durante unos días, añorada mía:

Mereces los sentimientos de impotencia que me cuentas  y justo es que sufras por ellos. ¿Cómo no sentirte extraña si en esta jungla en la que vivimos tienes la impertinente actitud de darte a los demás, ayudarlos, protegerlos, mimarlos, obedecerlos, complacerlos, tolerarlos, satisfacerlos, en fin, callar y otorgar, cuando se impone el puñetazo en la mesa y el ex-abrupto?.Tu intolerable y generosa actitud es castigada como indudablemente merece.
Mimosa, espabila; quiérete un poco a ti misma y mándanos a todos a tomar retambufa en las múltiples ocasiones en las que nos lo merecemos, empezando por mí y continuando por... “sdÑLKGJsñldkvns”.

Estoy de viaje y aunque el día es espléndido en todos los aspectos,  no tanto como para no pensar en ti. Casi me arrepiento de haber venido, pero pienso que el aplazamiento aviva el deseo y la pasión crecerá proporcionalmente al tiempo transcurrido en la distancia; así cuando nos veamos nuestras sonrisas (no necesariamente horizontales y paralelas) se fundirán con mucha más fuerza. ¡Dios!, qué ganas tengo de ver, provocar, disfrutar
y aplacar la tuya. Te deseo con desesperante locura.

¿Qué me has dado? ¿Cómo es posible que desde que te conozco apenas haya salido media docena de veces y que cada día sin ti sienta tu ausencia, el ansia por no tenerte, -para que me arrulles y me des besinos en la espalda, ya sabes que soy egoísta- con tanta crudeza? ¿Cómo es posible que cuente los días que me faltan para verte? ¿Cómo es posible que escriba esto?

Te pienso comer a besos, te echo de menos miña raíña y espero que los dioses sean buenos a la hora de pasarme  factura por tenerte sin merecerte.

Te quiero mucho.

Repertorio completo de cariños de tu...T.D.D.

Narración: José Francisco Díaz-Salado.