27 junio, 2011

¿Quién da la vez?


Cuando terminó de leer el libro sobre los ángeles vengadores, fue a la tienda y compró diversas cosas. A la noche siguiente, envuelto en una capa negra con plumas de gallina embetunadas, se dirigió a la mansión de su exjefe.
El silencio bullía a su alrededor. La mortecina luz de las farolas le protegía.
¡Yo iré al INEM, pero tú irás al infierno¡ gritó.
El ángel exterminador batió las alas de la muerte y tomó carrerilla por el césped. Atravesó el jardín, saltó un seto, perdió unas plumas en los rosales. A escasos doscientos metros estaba su víctima. Tropezó. Y alguien le dijo que se pusiera a la cola.
Texto: Elena Casero
Narración: La Voz Silenciosa