20 julio, 2011

84, Charing Cross Road

Así como hay libros que te decepcionan, los hay que no solo te atrapan sino que cuando los relees vuelven a cautivarte. Es lo que me ha pasado recientemente con 84, Charing Cross Road.

Portada de mi ejemplar
Lo descubrí hace algunos años mientras vagabundeaba entre las estanterías de la biblioteca. Por si alguien no lo conoce le diré que es la recopilación de la correspondencia que mantuvo durante casi veinte años la autora,Helene Hanff, con los empleados de la librería Marcs & Co –especialmente, con Frank Doel. A traves de esas cartas y mediante su común amor por los libros se va forjando una amistad.
Cuando comencé mi andar en la blogosfera me acordé muchas veces del libro. Partiendo de nuestra afición común por la lectura, una serie de blogueros fuimos poco a poco haciéndonos amigos.
Hace un año más o menos, mientras deambulaba por la Casa del Libro en Vigo, diciéndome que no iba a comprar nada, volví a encontrarme con él. Esta vez, en lugar de la edición de Anagrama se trataba de una edición en inglés, muy bonita y nada cara. ¡No pude resistirme!.
Leyéndolo redescubrí la ironía de Helene; como Frank va perdiendo su "rigidez" británica;  como van sumándose a la correspondencia su mujer, Nora, y otras personas. Además, podemos vislumbrar las estrecheces por las que pasa una Inglaterra en la postguerra; asistimos a la coronación de la reina Isabel o incluso al éxito de los Beatles. -Frank le escribe a Helene que este grupo le gustaría más si sus fans chillaran algo menos.
¡La edición que compré incluye además The duchesse of Bloomsbury Street en el que Helen narra su, tan esperado como aplazado viaje a Londres, con motivo de la presentación de su libro. Estoy leyéndolo mientras viajo de su mano, recorriendo ese Londres literario que ella busca.

Un libro para leer, releer, recomendar o regalar. Merece ser incluido entre los libros de siempre jamás. (Como ves, Amando, he decidido hacerte caso )