01 agosto, 2011

Temblor

Aún me tiemblan las manos. Las miro y no puedo creer que sean mías. No las siento como mías. Sé que lo son porque están pegadas a mis brazos...Bajo la mirada al suelo y contemplo con horror el desmadejado cuerpo, sin vida, frío ya. ¿Desde hace cuánto tiempo?
No recuerdo haberlo hecho. Pero mis manos tienen su propia memoria... Siguen temblando.

Texto: Rosa MartÍnez Famelgo.