27 noviembre, 2011

Doce

Comenzaba a nevar. Desde la ventana veía los copos caer. Uno por uno se amontonaba en la entrada. 
"¡Qué rabia de Navidad, hace un frío del demonio!" pensaba.
Sin nada más que un pijama. Y una vista constante a los barrotes. Escribió sus doce deseos. Los cuales eran doce personas.
Doce asesinatos para año nuevo. Ese era su propósito de año nuevo.
Texto e ilustración: Laura Baute Sanjuan
Más relatos de Navidad aquí