25 enero, 2012

Murciélagos negros

Los miedos de la garganta, del atreverse y no verse,
Del silencio que te vence.
Fingir que no te imagino, la boca seca de correr tanto.
Correr y esquivar tu sombra, la del frío que calienta.
Cristalino blanco lloroso,
melodía que susurra lo que mis oídos esconden.
Presión negra que aletea, la de la soledad del reflejo,
la de verse dibujado con las palabras ajenas.
Olvidos tras portazos sordos, hilos de aire respiran.
Sostén que no agarra, grita
que te imagina agarrado,
silencio, quiero silencio.
Murciélagos negros rotos.

(Para MA)