28 septiembre, 2012

El reloj

Quedó en las manecillas la hora en que su cuello se partió en dos.

Texto: Maria Estevez