26 octubre, 2012

Puerto España. Trinidad y Tobago


Si alguna vez, de paso por el Caribe, atraca vuestro barco, o vuestro hidromotor se avería, y esa aparente fatalidad ocurre en las coordenadas de la Isla de Trinidad, sabed por el contrario que sois muy afortunados.
Por ese capricho del azar conoceréis Puerto España, su capital, llena de luz y encanto. Paseando por su mercado, y tras saludar a la niña del mango, conoceréis a otros personajes que os irán contando los misterios de la isla, y la belleza de sus gentes. Como Tío Johnny que vende frutas por la mañana y toca el pan por la noche en una steel band, Michelle, que acompaña a su tío en el negocio y hace pastelillos de coco y guayaba. Rikhab, la segunda mujer de Tío Johnny, que conoce como nadie los secretos de las hierbas y sus aplicaciones. La venta en el mercado les va bien, y cuando llegue la tarde y la brisa del Orinoco se deje sentir, irán al panyard, a tocar, a bailar el inmortal calypso...
A reír con los cuenteros, a pasar los malos tragos con uno bueno de ron de caña. Decidles que vais de mi parte, os invitarán a uno.

Texto y acuarela: Carlos de Castro
Narración: La Voz Silenciosa