23 octubre, 2011

Un reto (20) Nuria de Espinosa

El eco de la música del piano sobre el cristal,
se debatía como un punzón sobre mi cansado corazón.
El color rojo de la lámpara que alumbraba la estancia,
era tan artificial como el silencio del prejuicio de tus palabras
que retumbaban sobre la triste pared de mi habitación.
En el alfeizar del ventanal, 
una codorniz y una maceta, eran todo mi público,
y yo, como un alma marmórea,
seguía perdida dentro de la soledad de mi habitación.


Texto: Nuria de Espinosa
retos aquí