23 octubre, 2012

Un reto (25) Verónica Andrea Ruscio

La palabra es una codorniz.
A veces se nos va y emigra.
A veces llega.
Entonces entra en el jardín abierto, en el patio de la casa,
elige una maceta donde crezca el silencio,
negro y marmóreo como prejuicio,
y pone dentro
huevos pequeños y pintados,
empolla así, sin público,
entre los pastos altos,
y espera.

Una noche,
la codorniz se multiplica.

Y en las habitaciones, el poeta
enciende una lámpara artificial y escribe
en el cristal de la ventana,
en la pared, en las teclas blancas del piano
y en el reverso de aquel cuadro
el canto rojo de la codorniz
el canto punzón y doloroso,
el canto eco.

Esa noche, sin estrellas ni ruido,
el poema abre los ojos.


Texto: Verónica Andrea Ruscio
retos aquí