23 octubre, 2012

Un reto (24) Mercedes Solsona Guillén

Hundí sin prejuicio tu te quiero
dentro de la maceta de cristal 
que olvidaste a los pies del piano, 
junto a la pared, bajo el cuadro rojo.
Aquella artificial palabra perdió 
su eco satinado. Luego,
llegó el frío marmóreo y 
recordé tus elogios en público 
como si de ruido se tratara.
Junto a la lámpara, seguía el
punzón negro que me ayudó
a romper el silencio, entonces,
sentí crecer un pequeño huevo
de codorniz en la garganta.


Texto: Mercedes Solsona Guillén
+ retos aquí