23 octubre, 2012

Un reto (34) Nuria de Espinosa

Un paisaje perpetuo
El aspecto de la pared
manchada de rojo,
daba un aire artificial al salón,
dentro, el silencio
anulaba el prejuicio de tu malévola palabra
vacía de toda emoción.
El cuadro que ante mi aparecía
me destrozaba el alma;
un piano y sobre él
una maceta con una flor,
iluminada
por una fría lámpara de papel.
Ya no escucho su melodía
ni el eco de tu dulce voz,
es como un punzón
que se clava en mi alma,
en un estado marmóreo
de infinita paciencia.
Mi corazón se tornó negro
como la noche
y con furia
lancé un vaso de cristal
rompiéndose en mil fragmentos
sobre el suelo del balcón.
Un pequeño ruido llamó mi atención
sobre la baranda del balconcillo
me observaba extrañada una codorniz,
ese fue el único publico de mi arrebato de furia
y la mayor frustración de mi corazón.



Texto: Nuria de Espinosa
+ retos aquí