28 octubre, 2012

Voy a robarte el corazón


Mi corazón está cada día más débil. Sin un trasplante, en unos meses todo habrá terminado. La posibilidad de que el ansiado órgano llegue a tiempo es remota. Una mezcla de miedo y desesperación despierta hoy en mí un impulso violento totalmente ajeno a mi afable naturaleza. Paseo por el parque buscando una presa fácil. Una mujer llama mi atención. Está sola. Me siento a su lado. "Voy a robarte el corazón", susurro con acusado acento amenazante. Ella sonríe de forma nerviosa, se levanta del banco y comienza a caminar muy despacio. Desconcertado ante su actitud, la sigo. "Voy a robarte el corazón", susurro otra vez. Y sonríe de nuevo. Sonríe con la boca, con los ojos, con el cuerpo entero. Contemplo inmóvil cómo se adentra en una callejuela... Tal vez mi final no esté tan próximo. Una desconocida acaba de robarme el corazón, y puedo sentir sus latidos con más fuerza que nunca.

Texto: Nuria Rubio González
Narración: La Voz Silenciosa