01 enero, 2013

Amanece 2013

Feliz Año.
Es la forma más correcta de comenzar, según creo.
Pero en realidad no es eso lo que yo quiero dejar aquí hoy para todos vosotros, mis queridos amigos esféricos.
Es mi intención agradeceros la oportunidad que me brindáis cada día de leer hermosos textos. De hacer mío lo que envidio no poder escribir. Aunque sólo sea un momento, el tiempo en que lanzo mi programa al aire.
Os siento a cada uno como parte de mi vida cotidiana.
Y quiero seguir haciéndolo por mucho tiempo, siempre que me sea permitido por vosotros y por quien corresponda.
El abrazo más inmenso, intenso y silencioso para todos vosotros, silenciosos amigos esféricos.