11 enero, 2013

Lavadora de textos



La primera regla de oro para escribir: saber escribir. Esto que parece de perogrullo es más verdad que el aire que respiramos. Los que no hemos tenido la formación amplia y necesaria para escribir en perfecto castellano, tenemos varias opciones. Yo por ejemplo hago lo siguiente: leo mucho, consulto a menudo un libro que es mi Biblia, que os recomiendo y que se llama "Ortografía de la lengua española de la Real Academia Española de Espasa" y finalmente, como tiempo lo que se dice tiempo no tengo mucho, me bebo pequeñas gotas de conocimiento a través de la red y, oye, gota a gota se hace un vaso y vaso a vaso una botella. De los lugares que bebo esas gotas de conocimiento de cómo escribir, mi fuente más visitada es "Lavadora de textos" del periodista y especialista de corrección de estilos y pruebas Ramón Alemán. Me gusta porque es un blog poco catedrático y muy coloquial y con algo de humor y tono desenfadado nos da cucharadas de cómo escribir con propiedad y no cometer fallos de bulto. Es un blog interactivo donde podemos expresar nuestro parecer e incluso tiene un área de solución gratuita de dudas a pesar de ser Ramón Alemán un profesional. Hombre, ya si lo que quiere uno es que se le corrija un texto o una novela hablamos de otra cosa y habrá que pasar por caja, pero en alguna entrada he visto incluso que si la duda suscitada puede ser de interés general se aclara públicamente lo cual es de agradecer porque así aprendemos todos.
Bueno, espero que "Lavadora de textos" os sirva tanto como a mi y yo me voy por cierto a consultar qué nos trae hoy porque hace una semana que no la visito y es que sigo igual: liado como la pata de un romano... Por cierto, hablando de puntos suspensivos, hace poco leí una entrada en ese mismo blog muy clarificadora sobre el uso de los puntos suspensivos y que os recomiendo: "Como decíamos ayer..."


Visita Lavadora de textos
Crítica: Miguel Angel Brito