15 mayo, 2013

Atunes Freudianos


psiquiatra, diván, sesión, psicoanálisis, consulta, psiquiatría
Cada noche, el mismo sueño recurrente con la muerte visitándole en forma de atún. No entendía el significado de tamaña locura y lo achacó a que no digestionaba bien sus copiosas cenas. Dispuso aligerarlas y hacer algo más de ejercicio cruzando unos largos en su piscina antes de dormir. Lejos de desaparecer, las pesadillas se hicieron cada vez más frecuentes. Lo que en un principio le solazaba y era tema de conversación en el trabajo, se convirtió en angustia. Hombre hipocondríaco donde los hubiera creyó que esas imágenes podrían ser síntomas de algún mal, con lo que su desazón fue in crescendo. Se realizó un chequeo completo que descartó cualquier enfermedad, pero los sueños continuaban. Temió que si no era nada físico, el problema debía hallarse en su mente. Desesperado, acudió a un acreditado psiquiatra, convencido de que las alucinaciones nocturnas eran producto de
alguna terrible dolencia mental.
–¿Me estoy volviendo loco, doctor? Dígame la verdad...
–Nada más lejos de la realidad. Sus sueños son premoniciones de una larga vida; ¡vamos, que son de manual! –le tranquilizó el galeno–. Ni enfermedad física ni mental. Lo que usted tiene es el don de poder soñar con atunes… Los famosos atunes freudianos como vaticinadores de vidas longevas. Le envidio, amigo, ¡ojalá yo los tuviera!
El hombre quedó mucho más tranquilo.
Se acostumbró a compartir las noches con protagonistas tan singulares hasta que un día despertó convertido en pez y no pudo hacer nada por llegar a coletazos hasta la piscina.


Texto: Towanda

narración: La Voz Silenciosa

12 comentarios:

  1. Anónimo15/5/13 7:33

    Me encanta cuando los sueños se cumplen y de qué manera...
    He disfrutado mucho con el relato
    Felicidades y un abrazo

    María Estévez.

    ResponderEliminar
  2. Felicidades, Towanda, por estar aquí. Un relato simpático y surrealista, que muestra claramente tus dotes de escritora, lo que te gusta provocar en el lector. Sabes que soy fans tuyo, además de vecino.

    ResponderEliminar
  3. Y mira que me gusta el atún con tomate. No sé si dejarlo.
    Buen micro, para sonreír, a pesar de su toque de escamas trágicas.

    ResponderEliminar
  4. Me podría pasar a mí que tengo alergia al atún de bote y ya imaginas como se acabará el cuento.
    Me sorprendió el título y me encantó el relato.

    ResponderEliminar
  5. Si es que tenemos que cenar menos copiosos, que luego pasan estas cosas.

    He disfrutado su lectura. Gracias por compartirla

    ResponderEliminar
  6. Qué divertido. Me ha encantdo. Larga vida a los atunes freudianos!!

    ResponderEliminar


  7. Me ha encantado este entretenido relato, que me por unos momentos me ha alejado de las preocupaciones cotidianas. Gracias por compartirlo y felicidades.
    Un gusto, como siempre, visitar estas páginas tan entrañables para mí.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Hola a tod@s.

    Me alegro mucho de que los "atunes freudianos" os hayan hecho sonreir un ratito.

    Personalmente, no me gusta el atún porque me da dentera, así que espero no haberos predispuesto en contra de este pescado tan saludable.

    ¡¡Larga vida a los atunes!!, jajaja

    Gracias por acercaros y comentar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Freudiano final!!!
    Muy buenos esos atunes!!!!

    ResponderEliminar
  10. Ana J., tengo atún en escabeche para cenar así que si te apuntas...

    Besos y gracias.

    ResponderEliminar
  11. Atunes, agua, sueños, Freud... esta mezcolanza ha dejado una entrada tan real como lo pueden llegar a ser los sueños.
    Como siempre Towanda indagando en esos mundos interiores.
    Besos cuerdos.

    ResponderEliminar
  12. Hola, Gloria.

    Espero que sueños de este tipo no se hagan realidad nunca... Da miedo.

    Un beso y gracias.


    ResponderEliminar

Gracias por contribuir con tus comentarios y tu punto de vista.

Los componentes de La Esfera te saludan y esperan verte a menudo por aquí.

Ésta es tu casa.