06 mayo, 2013

Letras de tango

Imaginario Cultural

Hablar del tango es hablar de pasión, sensualidad, poesía e historia.

De fecha imprecisa y origen aún más incierto, hay teorías que remiten a sus raíces negras y otras que aseguran su origen inmigratorio. Lo cierto es que a mediados del siglo XIX, los conocidos conventillos de la ciudad de Buenos Aires se llenaban de paisanos, gringos recién bajados de los barcos y porteños de pocos recursos que, quizás para diferenciarse o para generar arraigo, marcaron con impulso propio las nuevas expresiones populares, entre las que destaca el tango.

Mezcla de códigos cerrados y con un lenguaje particular, el tango brotaba en las casas de baile, orillaba el Riachuelo, los boliches de carreros y cuarteadores, y los conventillos del barrio sur.

Sin duda el tango ha traspasado fronteras y hoy se ha convertido en patrimonio de la humanidad y también de la literatura.

Hace poco he leído, casi por casualidad, dos libros relacionados con el tango, uno de ellos
del escritor argentino Tomás Eloy Martínez y el otro del escritor chileno Roberto Ampuero.

El primero de estos escritores escribió “El cantor de tango” que nos lleva a un recorrido excepcional por Buenos Aires, Borges y el tango.
tango, libro, cantor

El protagonista de la novela, Bruno Cadogan, estudiante universitario que realiza su tesis doctoral, se arroja a la búsqueda de Julio Martel, un misterioso cantor de tangos que jamás quiso comercializar su música y solo canta en vivo: en restaurantes subterráneos, cafés, frente a casas perdidas en la laberíntica Buenos Aires, sin embargo, los pocos que le han escuchado, señalan que tiene una voz fuera de este mundo.

En esta búsqueda, el protagonista nos lleva en un viaje por la historia de Buenos Aires y los graves problemas vividos a inicios de la década del 2000 cuando parecía que el país se desintegraba.

Magníficamente narrada, con una calidad literaria impecable, te arrastra por ese Buenos Aires en el que se mezclan una serie de mitos como el aleph de Borges, barrios mágicamente descritos y el propio cantor de tangos que te llevan a un viaje  fascinante a la biografía de la ciudad cuna del tango.

El otro libro es “El último tango de Salvador Allende” del escritor chileno Roberto Ampuero.

tango, novela, libro
Una novela donde se mezclan dos historias, que se encuentran unidas a través de un cuaderno que contiene un historia no oficial del presidente Salvador Allende, una historia que muestra al presidente como un ser humano, con todos sus cuestionamientos, miedos y errores.

Rufino, un humilde panadero, que por una historia en conjunto, como viejo compañero del presidente Allende en un taller anarquista, se convierte en su asistente personal.

Rufino es un  gran amante del tango y comparte esta afición con el mandatario.

Mientras escuchan tangos de Carlos Gardel, Julio Sosa,  Alberto Palacios, la orquesta de Juan D´Arienzo o la Orquesta Típica de Miguel Caló van construyendo una historia de amistad, honor y lealtad, que Rufino va escribiendo en un cuaderno.

Muchos años después, ese cuaderno llega a las manos de David Kurtz, un exagente de la CIA, quien a través de sus páginas no solo irá descubriendo la vida íntima del presidente Allende, sino que también irá descubriendo su propio pasado.

Con una maestría y un talento notable, el autor va cruzando estas narraciones paralelas, distanciadas por los años, pero unidas por la historia.

Ambos libros nos transportan a momentos de la historia latinoamericanas que revelan toda la complejidad del ser humano, años dificultosos, confusos y de gran oscuridad, pero matizados con la belleza, el poder y la fuerza del tango.

“Así es el tango, sabés, de ayer y de hoy, requiebro y pena de amor. Si no entendés, escuchá lo que te digo, que los barrios son testigos de que cuento la verdad”     HOMERO MANZI