11 mayo, 2013

Novelista y novela, ¿quién hace a quién?

Novela y novelista, ¿quién hace a quién?
El escritor en su Esfera
Durante el tiempo que transcurre entre el nacimiento de una idea, de esa idea semilla que un día será una historia que contar, hasta que crece y se convierte en esa hermosa historia, durante ese tiempo, digo, la historia narrada vive dentro del escritor, yendo y viniendo, maleable, tomando forma y cambiando de forma nuevamente. Bullendo de personajes impacientes por salir a escena. Bullendo de escenas impacientes por bullir ante los ojos de los lectores.

Durante ese tiempo, la historia que vive dentro del escritor, y hasta que éste le da su forma final, también opera un cambio en el propio escritor que, como hospedador temporal de la historia, no es ni mucho menos inmune al efecto que la propia historia tiene en quien la conoce, más si cabe, en quien conoce todos sus recovecos, ya por haberlos diseñado, ya por haber sido el primer afortunado en recorrerlos.

Novela y novelista, ¿quién hace a quién?

Durante el desarrollo de la historia, el narrador deposita en la narración parte de sí mismo, de su ser,
pero también de su no ser, acaso de lo que sueña con ser; deposita parte de sus pensamientos más íntimos, de sus sentimientos, de sus éxitos y de sus fracasos, de sus esperanzas y de sus ilusiones; plasma en la narración su impronta por la que la narración será referencia del autor y el autor de la narración.

Pero la historia narrada, ese confesionario y depósito donde se vacía el autor es, a su vez, huésped del propio autor, viviendo dentro de él, moldeándole al mismo tiempo que es moldeada por él. Dejando en su cuerpo las muescas de los golpes y las cicatrices de las batallas perdidas y ganadas que pueblan cada historia narrada.

La historia narrada ha transformado al escritor, no por lo que le haya tomado prestado, sino por lo que le haya prestado a él, enriqueciendo su visión, y renovando por traslado y mudanza, el espacio destinado a albergar nuevas semillas de nuevas historias que en el futuro serán, pero dejando el poso y conocimientos de la ya narrado.

Puede concluirse pues, que la novela hace al novelista del mismo modo que el novelista hace la novela.

El escritor en su Esfera
Novelista y novela, ¿quién hace a quién?
Artículo: Víctor J. Sanz