23 julio, 2013

Bicicletas y libros. Una simbiosis perfecta

Un cuadro del artista bielorusso Oleg Tchoubakov

Miscelánea literaria
Dicen que una de las cosas que no se olvida en la vida es la de montar en bici. Es un hecho innegable, que cada día se ven circular mas bicicletas por nuestro pueblos y ciudades. El auge que ha experimentado la afición a dar pedaladas abarca a todo tipo de personas, niños, jóvenes, adultos... unos la utilizan por diversión, para pasear, otros como medio de transporte o válvula de escape. ¿No os recuerda mucho, a las mismas sensaciones que producen los libros? Una bicicleta, al igual que un libro no deja de ser un objeto, pero cuantas más pedaladas das y más hojas pasas, la sensaciones que nos transmiten estos dos grandes inventos son más satisfactorias.
Así pues, hoy os traigo una recopilación en la que los libros y las bicicletas forman una unión perfecta, y lo voy a sazonar todo con unos cuantos ejemplos de libros y autores que voy a relacionar con las figuras y sitios emblemáticos de las grandes vueltas . Espero que os guste.

Bicicletas y libros. Una simbiosis perfecta.
Litera-Tour © Hartmut R. BERLINICKE (Artista, Alemania)


Las uvas de la ira, de Steinbeck, podría ser un final en montaña, por ejemplo la ascensión al Tourmalet. Un libro enorme para una de la etapas más exigentes y emblemáticas de la ronda gala. 

Lectores en bicicleta

Los relatos de Borges, podrían ser una etapa contrarreloj. Es un autor que en pocas páginas consigue mantenernos en tensión y que nos hace degustar cada palabra.

Triciclo en Chicago, IL, EE.UU


Margaret Mitchell, la autora de Lo que el viento se llevó, podría ser Stephen Roche. El irlandés se llevo en un mismo año Giro, Tour y Vuelta, y luego poco más se supo de él. Lo mismo sucedió con la americana, que después de su épica novela dejó de escribir.

Libros en una bicicleta


John Kennedy Toole, padecía una terrible depresión y se quito la vida. No llego a ver nunca como la publicación de su extraordinaria La conjura de los necios, era aclamada por el publico y la critica especializada al unisono. Otro genio que corrió la misma suerte, pero en este caso de la carretera, fue el ciclista español Luis Ocaña, ganador del Tour de Francia (1973).


Sujetalibros para amantes de las dos ruedas


Si hablamos de etapas llanas, sencillas y sin ningún peligro aparente, podríamos hablar también de la literatura más "light". Un buen exponente de este tipo de etapas, trasladándolo al mundo de las carreras ciclistas, sería sin lugar a dudas Ken Follett. El galés escribe bien, sin complicarse y para todos los públicos.


Festival del libro en la Universidad de Essex, Colchester, Inglaterra


Dentro de las grandes vueltas también hay sitio para las especialidades. Una de las que a mi más me atrae es la contrarreloj por equipos. Un buen ejemplo sería Oscurece en Edimburgo, un libro escrito por siete personas distintas pero siguiendo la misma historia. En la contrarreloj por equipos, se toma el tiempo del quinto corredor en llegar a la meta, con lo que se hace imprescindible y necesario la colaboración. Pues bien, en Oscurece en Edimburgo podemos tomar el tiempo del séptimo autor sin ningún problema, porque todos entran al mismo tiempo en la meta y apenas se diferencian.



Ilustración de André de Loba

Sin que se me enfade nadie, Alejandro Dumas podría ser el Lance Armstrong de la literatura. El francés es uno de mis autores favoritos, pero siempre he leído que se servía de un ejercito de "negros" para sus novelas. Cosa que debe ser así, porque con su extensa producción literaria, o tiró de ayudas o fue el primer friki del siglo XIX. Lo de Armstrong es mucho peor, pues siendo una de las figuras más destacadas del deporte mundial nos engaño a todos y dejó al ciclismo tocado de muerte. 

Estantería para libros y bicicletas
No podía faltar en este bici repaso literario el mejor corredor (con permiso de Eddy Mercx) de todos los tiempos: el extraordinario Miguel Indurain. En la literatura ese galardón yo se lo doy a García Márquez, por que del mismo modo que Indurain gano cinco tours seguidos, el colombiano tiene al menos cuatro libros sobresalientes: Cien años de soledad, Crónica de una muerte anunciada, El coronel no tiene quien le escriba y El amor en los tiempos del cólera.

Ahora si que me despido de todos vosotros, pero antes dejadme que os ponga una cita de Sir Arthur Conan Doyle:

"Cuando el día se vuelva oscuro, cuando el trabajo parezca monótono, cuando resulte difícil conservar la esperanza, simplemente sube a una bicicleta y date un paseo por la carretera, sin pensar en nada más". 


Si queréis comentarme o añadir algo, estaré encantado de recibir y contestar vuestros comentarios.

Saludos,
Miscelánea literaria
Artículo: Davidmore


9 comentarios:

  1. Estupendo paralelo entre escritura o lectura y bicicleta, aunque conozco a un "escribidor" que no sabe montar en bici pero lee mucho y sí que sabe escribir.
    Un texto encantador y una ilustración deliciosa.

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado mucho la introducción y la frase que has puesto de Doyle.
    Quizá no tanto los paralelismos, porque no soy seguidora del ciclismo profesional, pero sí que estoy de acuerdo con lo de que cuánto más pedaleas y más páginas lees, mejor te sientes y más te gusta. :)
    Gracias!

    ResponderEliminar
  3. Muy buenas todas las comparaciones, sobre todo para quienes nos hemos pasado tantas siestas siguiendo las estelas de Hinault, Fignon, Perico (estos tres primero por la radio), Indurain, Amstrong, Contador, y tantos otros.
    Nunca me gustaron en exceso las contrarreloj por equipos, pero creo que a partir de hoy las entiendo mejor.
    Aquí somos especialistas.

    :))

    ResponderEliminar
  4. Felicidades David,
    Esta vez te has superado. ¡Qué artículo tan original y tan trabajado!

    ResponderEliminar
  5. Innovador, fresco, dinámico y muchas cosas más.
    Un placer leer tus artículos

    María Estévez

    ResponderEliminar
  6. Fantástico paralelismo.

    Un documento fantástico, con una selección de ilustraciones, pinturas, cuadros que son una belleza.

    Gracias David

    ResponderEliminar
  7. Precioso conjunto, las bicicletas y los libros, un tanden inmejorable, y por cierto la ilustración del texto es muy bonita.
    Un saludo
    Puri

    ResponderEliminar
  8. Hola a todos.

    Isabel , los ejemplos que he puesto son muy reconocibles para los que siguen un poco el ciclismo, pero también entiendo que haya gente que no lo siga y le suene a chino.
    Amando, mi etapa como aficionado comenzó justo cuando Indurain empezó a destacar.
    catherine , tu amigo escritor debe de ser un personaje curioso, es raro encontrar a alguien que no sepa montar en bici.

    Érase una vez, DULCINEA, Francisco, Aniagua , me alegra un montón saber que os ha gustado la entrada, y que habéis sido tan amables como para comentarlo. Gracias.

    ResponderEliminar
  9. Fantástico artículo, David!
    Me descubro ante tu aguda capacidad de observación y de asociación.
    Chapeau!!!

    ResponderEliminar

Gracias por contribuir con tus comentarios y tu punto de vista.

Los componentes de La Esfera te saludan y esperan verte a menudo por aquí.

Ésta es tu casa.